Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En cinco años casi se ha doblado el número de usuarios de las bibliotecas públicas catalanas

La provincia de Barcelona es la que cuenta con mayor número de centros y visitantes

'La ley del sistema bibliotecario de Cataluña establece que todos los municipios de más de 5.000 habitantes deben tener una biblioteca; nosotros queremos que la tengan los de más de 3.000 habitantes y que el resto esté cubierto con los servicios de bibliobús', afirmó ayer Manuel Royes, presidente de la Diputación de Barcelona, en la presentación del balance de la red de bibliotecas públicas de la provincia de Barcelona en los últimos cinco años.

Es un balance que a juicio de Royes es positivo ya que, aseguró, entre 1996 y 2000 se han creado o reformado 46 bibliotecas, a las que hay que sumar 4 bibliobuses -autobuses adaptados como bibliotecas móviles que recorren las pequeñas poblaciones-; los visitantes han pasado en estos cinco años de 4,4 a 7,9 millones; la cifra de usuarios de préstamos se ha duplicado y el fondo ha pasado de 1,9 millones a 3,1 millones de documentos.

Respecto al futuro, Royes adelantó que antes de acabar el año 2001 habrá 12 nuevas bibliotecas y 2 nuevos bibliobuses, y que en 2003 la red de bibliotecas públicas de Barcelona contará con un total de 160 bibliotecas.

Las bibliotecas públicas son de titularidad municipal, aunque las diputaciones deben cooperar para facilitar que los ayuntamientos puedan tener los recursos y servicios necesarios de forma equitativa al tiempo que favorecen la cooperacion y el intercambio entre los centros. En este sentido, una de las cifras importantes ha sido el incremento del préstamo interbibliotecario a partir de un catálogo colectivo al que tienen acceso todos los centros.

Este tipo de préstamo, que permite recibir un libro que no se encuentra accesible en el centro en un plazo de unos tres días, ha aumentado de 4.777 en 1996 a 24.991 solicitudes en 2000, en parte gracias a los convenios con las cajas de Manlleu, Manresa y Penedès, que permiten a la red de bibliotecas utilizar su servicio de cartería interna para poder enviar los libros.

De acuerdo con los datos facilitados por Juan Francesc Marco, diputado de Cultura, la Diputación de Barcelona invirtió el año pasado unos 1.400 millones de pesetas en bibliotecas, y el conjunto de ayuntamientos -titulares de estos centros-, 1.200 millones. Estas cifras contrastan con los 500 millones que, afirmó Marco, invierte la Generalitat en la provincia para este fin.

Balance en Cataluña

La Generalitat de Cataluña, explicó Marco, ha interpuesto un recurso contra la Diputación de Barcelona por considerar que se excede en sus funciones en el servicio de bibliobús ya que, según la ley, éste debería estar cubierto por los consejos comarcales. 'El problema es que los mismos consejos comarcales reconocen que no tienen presupuesto para afrontar este servicio y nos piden que lo asumamos nosotros', explicó Marco. 'Hay que decir, de todas formas, que desde Cultura se nos mira con mejores ojos que desde Gobernación', atajó Royes.

La Generalitat, que dispone de dos bibliobuses en Lleida, presentó también ayer el balance de las bibliotecas públicas catalanas a través de una nota del Departamento de Cultura. En la misma se explica que en 2000 había 332 bibliotecas públicas repartidas en 250 municipios. De estos centros, 188 están en la provincia de Barcelona -en donde algunos municipios no se han sumado aún a la red que promueve la Diputación de la provincia-, 49 en Lleida, 48 en Girona y 47 en Tarragona.

En conjunto, estos centros atendieron en 2000 a 11.684.617 usuarios, el 12,4% más que en 1999 y casi el doble que en 1995. Los centros más frecuentados están en la provincia de Barcelona y la biblioteca central de Terrassa, con 413.755 usuarios, es la que obtuvo mayor número de visitas. Las bibliotecas públicas de Lleida, Girona y Tarragona -de propiedad estatal, aunque gestionadas por la Generalitat- también se cuentan entre los centros más frecuentados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de abril de 2001