Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'turista espacial' ultima en Rusia los preparativos para su vuelo a la ISS

El millonario estadounidense viaja a la base de Baikonur para probarse la escafandra

El primer turista espacial, Dennis Tito, abandonó ayer la Ciudad de las Estrellas, en los alrededores de Moscú, con destino a la base de Baikonur, en un nuevo signo de que Rusia está decidida a enviarle al espacio, a pesar de la oposición de la NASA. Tito viajó ayer junto con sus compañeros de vuelo, los astronautas Talgat Musabáyev y Yuri Baturin, más los tripulantes de reserva, Víktor Afanásiev y Konstántin Kozéyev.

La suerte definitiva de Tito, que ha pagado 3.700 millones de pesetas ppor la plaza, deberá ser decidida hoy, durante una conversación entre el director de la Agencia Espacial de Rusia, Yuri Kóptev, y su homólogo de la NASA, Daniel Goldin. Pero son pocos en Rusia los que dudan de que Tito volará, a pesar de la oposición de EE UU, a la ISS.

El principal objetivo del viaje a Baikonur es probarse la escafandra que utilizaría en la nave Soyuz, en caso de viajar a la Estación Espacial Internacional (ISS). En Baikonur, en las estepas de Kazajstán, los expertos comprobarán el funcionamiento de la escafandra y harán los últimos ajustes necesarios de acuerdo con las medidas de Tito y del asiento que utilizaría en la nave. La 'expedición de visita' de Baturin, Musábayev y Tito debería partir el 28 de abril desde Baikonur, según los planes rusos y acoplarse a la ISS dos días después. En caso de realizarse el vuelo en la Soyuz, Tito sería el responsable de los sistemas de comunicación, navegación y energéticos, y en la ISS, donde permanecería seis días, se dedicaría a grabar en vídeo el trabajo de los astronautas y a sacar fotos.

La NASA afirma que Tito supone un peligro para la ISS, ya que no tiene la preparación necesaria que garantice tanto su seguridad, como la de la estación y de la nave Soyuz. Por ello, EE UU ha propuesto aplazar el vuelo del turista por lo menos hasta finales de año, pero los rusos han rechazado esta idea por considerar que nadie corre ningún riesgo al enviar a Tito al espacio. Tito, de 60 años, estudió en la Universidad Aeropespacial de EE UU y durante cinco años trabajó en la NASA en programas de vuelos no tripulados a Marte y Venus.

Entretanto, la nave rusa Progress M-44 se desacopló ayer de la ISS para liberar un puerto de atraque ante la llegada del transbordador estadounidense Endeavor, que debe ser lanzado el jueves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2001