Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno sólo acepta ocho de las 250 enmiendas socialistas al Plan Hidrológico

El PP admite todas las propuestas de CiU y aplaza un año el cobro del canon de vertidos

De las ocho enmiendas que el PP ofreció ayer aceptar al PSOE, siete se refieren a pequeñas inversiones y la octava obliga a la administración a encargar estudios sobre disponibilidades de agua en cada tramo del río. Las modificaciones propuestas por los socialistas que el Gobierno está dispuesto a incorporar son las siguientes:

- Invertir en una presa de laminación en la confluencia de los ríos Eliche y Quiebrajano.

- Suprimir la inversión 'saneamiento y depuración de Cazorla', porque ya lo ha hecho la Junta de Andalucía.

- Modificar la inversión 'canal de Castril para riegos en Castril, Castillejar, Benaumaurel y Cortes de Baeza' porque afecta a un parque natural.

- Modificar la inversión 'acondicionamiento de los cauces de los ríos Genil y Cubillas de la Vega en Granada', para adecuarlo a las obras de infraestructuras necesarias.

- Modificar la inversión 'acondicionamiento de la rambla de Fiñana y río Guadix y restauración hidrológico-forestal de su cuenca', también para adecuarlo a las obras necesarias.

- Invertir en el 'abastecimiento de agua a Jimena de Guadarranque' en la cuenca del sur de España.

- Suprimir la inversión 'saneamiento y depuración de Algarrobo' porque esta obra ya la ha concluido e inaugurado la Junta de Andalucía.

La octava enmienda socialista propone modificar el artículo 26 en su apartado 1, donde se define lo que es un caudal ambiental para calcular después las 'disponibilidades hídricas' de un río. La enmienda socialista exige que para decidir cuáles son esas 'disponibilidades' de agua 'los organismos de cuenca realicen estudios específicos para cada tramo del río, teniendo en cuenta la dinámica de los ecosistemas y las condiciones mínimas de su biocenosis. Las disponibilidades obtenidas en estas condiciones son las que pueden, en su caso, ser objeto de asignación y reserva para los usos existentes y previsibles'. Además, el Gobierno ofrece al PSOE introducir correcciones en otras ocho enmiendas para aprobarlas.

El grupo popular rechazará a CiU las dos enmiendas que tienen un contenido y redacción prácticamente idéntico a otras tantas propias: la referente a que el trasvase no se hará en los meses de verano sino entre octubre y mayo, y la que define la utilización de los embalses de Mequinenza y Ribaroja para regular los caudales ecológicos del Delta del Ebro.

1.050 hectómetros

El PP ha hecho de una cifra, el trasvase de un máximo de 1.050 hectómetros cúbicos anuales desde el Ebro hacia el Mediterráneo, la clave de su Plan Hidrológico. Algunas de sus enmiendas se dirigen a garantizar que ese desvío de agua no supondrá un daño irreversible para los actuales usuarios del río y para su delta, ahora en regresión. De ahí que la enmienda clave lo sea al artículo 16.2 del PHN, que es el que define las condiciones en las que será posible el trasvase. El PP optará en este punto por una enmienda que espera poder pactar con una amplia representación de la Cámara. No estará entre ellos el PSOE que considera que esa cifra, los 1.050 hectómetros cúbicos, es, en todo caso, excesiva.

La portavoz popular en la Comisión de Medio Ambiente, María Teresa de Lara, revisó por la mañana con los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente las modificaciones que cabía aceptar de los grupos de la oposición al PHN. A las cinco de la tarde llegó a la reunión de la Ponencia de la ley con un listado de 69 enmiendas parciales -se han presentado 500- que el PP está dispuesto a asumir.

A Izquierda Unida sólo le admitirán una, y de tan escasa relevancia como muestra su redacción: 'El texto del Título II quedará redactado de la siguiente forma: 'Título II. Normas complementarias a la planificación'. En el proyecto de ley se añadía: 'Normas de conservación, gestión y programación'.

El único diputado de IC-Els Verds en el Congreso es quien, comparativamente a su escaso peso en escaños, tuvo más éxito en la presentación de enmiendas por parte de los grupos de la izquierda parlamentaria. El PP ofreció a Joan Saura (integrado en el Grupo Mixto) aceptarle cuatro de las 40 enmiendas presentadas. ERC, también representada por un único diputado, logró pasar un par de enmiendas, mientras el BNG conseguía el visto bueno, con matices, para una.El PP ofreció al PNV incorporar tres de sus enmiendas, una de ellas con una modificación.

Entre las enmiendas incorporadas por el PP llama la atención una disposición adicional nueva, con la que el grupo mayoritario incorpora una moratoria en la puesta en práctica del canon de vertidos que debería haber entrado en vigor el 1 de enero de este año y se pospone, de momento, para el próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2001