Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imbroda demanda a Caja San Fernando por violación de sus derechos

Javier Imbroda, entrenador del Caja San Fernando de baloncesto, expedientado y suspendido de empleo y sueldo por la directiva del equipo, presentó ayer en un juzgado de lo social de Sevilla una demanda de tutela judicial contra la entidad por violación de derechos fundamentales.

En el escrito, Imbroda acusa al Caja San Fernando de vulnerar sus derechos constitucionales a la libertad de expresión, a la opinión, a la legítima defensa y a su dignidad personal. El técnico denuncia el 'vacío profesional y personal' al que el club le ha sometido en los últimos meses.

El todavía entrenador del Caja San Fernando fue apartado de su puesto por unas declaraciones que hizo la pasada semana, en las que criticó el rendimiento de tres jugadores (Turner, Smith y Kornegay) y denunció la falta de comunicación que había entre los diferentes estamentos del club. Imbroda cree que el problema surge a partir de su posible nombramiento como seleccionador nacional de baloncesto. 'Ése ha sido mi gran delito', afirmó.

El técnico melillense asumió ayer su parte de responsabilidad en la mala temporada que está haciendo el equipo, pero denunció 'la trama montada por el club' para causarle un 'perjuicio personal' desde que comenzó a negociar con la Federación, unos contactos que en principio fueron autorizados por el Caja San Fernando.

Imbroda afirmó que el presidente de la entidad, José Antonio Parra, le prohibió continuar las negociaciones justo cuando ya había alcanzado un acuerdo deportivo con la Federación, que le ofreció un contrato hasta septiembre de 2003. El 6 de marzo recibió una nota del club que le prohibía hacer declaraciones públicas y, a los pocos días, tras hablar en una emisora de radio, el gerente le dijo por teléfono, según Imbroda: 'Tú sabrás lo que haces, atente a las consecuencias y búscate un buen abogado'.

El 27 de ese mismo mes se le entregó un nuevo reglamento interno, conforme al cual ha sido ahora expedientado y suspendido. Imbroda espera una resolución judicial rápida a su favor, que obligaría a Caja San Fernando a reincorporarle a su puesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2001