Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Segunda División | FÚTBOL

El infierno se anima

El Atlético derrota al Extremadura y se acerca a dos puntos de la tercera posición

Estaba el Calderón al borde del décimo bostezo, harto allá por el minuto 20 de lo que sobre el césped hacían el Atlético y el Extremadura, cuando la jornada le lanzó el primer mensaje de complicidad: gol del Salamanca ante el Betis. Al rato, el videomarcador le gritó otro notición: gol del Leganés ante el Recreativo. La grada se despertó excitada, pensando a toda velocidad, anticipando mentalmente los acontecimientos, contándose el cuento de la lechera de que el Atlético, ocho meses después de comenzar su aventura en el infierno, se ponía al fin en un puesto de ascenso. Y las carambolas lo propiciaban inicialmente en parte, sí, pero faltaba lo principal: que además de perder el Betis y el Recreativo, ganasen los suyos. Y los suyos, los de ahí abajo, no parecían darse por enterados. Los jugadores del Atlético seguían dormidos, incapaces de juntar tres pases seguidos ante un Extremadura poco mordaz y extraordinariamente ordenado, y mucho menos de acertar a lanzarle algún arañazo.

ATLÉTICO 2| EXTREMADURA 0

Atlético: Sergio; Njegus, Juan Gómez, hibic, Toni (Kiko, m.62); Hugo Leal, Mena; Aguilera (Lawal, m.90), Dani, Luque; y Salva. Extremadura: Gaspercic; Moya (Walter Pico, m.46), Kalla, Félix, Arce; Cortés (Urraka, m.75), Óscar, Jorge Pérez (Ismael, m.67), Jesús; Karanka y Aganzo. Goles: 1-0. m.65. Hugo Leal cede a la izquierda del área para Salva, que bate a Gaspercic con un zurdazo cruzado. 2-0. m.85. Salva, de penalti sancionado por agarrón de Jesús a Kiko. Árbitro: Pérez Lima. Mostró la tarjeta amarilla a Féliz, Karanka, Walter Pico, Aganzo, Dani, Kiko, Luque, Juan Gómez -no podrá jugar la próxima jornada, ante el Éibar- y josu Ortuondo, el entrenador del Extremadura. Incidencias: 45.000 espectadores en el Vicente Calderón.

MÁS INFORMACIÓN

El Atlético, muy en su papel, decidía cruzarse de brazos, regresar a su peor versión, cuando la semana le ofrecía un panorama enteramente favorable. Si se trata de revertir lo imposible, entonces sí, el Atlético se crece. Pero si la cosa va de rematar una tarea aparentemente sencilla, entonces los rojiblancos se recrean en su célebre fatalidad y coquetean con un patinazo de aúpa.

Así ocurrió en el Manzanares durante la primera mitad, con la hinchada al filo de un ataque de nervios y el Atlético metido de lleno en un suspenso general, indiferente a lo que cantaba la jornada. Minutos y minutos de posesión ficticia rojiblanca, pero ningún ataque de envergadura, ninguna acción elaborada que llevarse a la boca. Al contrario, los sustos, las amenazas fundadas de gol, partían siempre del bando contrario. Y además, a los fiascos individuales de costumbre -Mena-, a los recientes -Salva, Aguilera-, se unían algunas muestras de inseguridad de los que no suelen fallar -Njegus, Juan Gómez, Dani-. Toda la buena pinta que ofrecía el día desde lejos se convertía en mala desde cerca. Porque el Atlético, a tenor de su actuación en la primera mitad, se invitaba a temerse lo peor.

Pero claro, cuando del Atlético se teme lo peor, llega lo mejor. Así es este equipo, no le den más vueltas. De modo que tras el descanso, salió otro equipo al césped del Calderón, éste ya sí decidido a rentabilizar la jornada con los tres puntos. Sin excesos, que no está la categoría para demasiadas alardes, pero sí con la determinación debida para meterse en faena con la convicción de ganar sí o sí. Hugo Leal agarró el equipo del asa y empezaron a lloverle socios -incluso gente como Mena y Aguilera, que acabaron el primer tiempo para el arrastre-. Apareció al fin el Atlético, con combinaciones rápidas y profundas, y el Extremadura, además de desaparecer del mapa, sufrió las consecuencias. Los rojiblancos dominaban, como antes, pero ahora también llegaban.

Pasada la media hora de juego, Hugo Leal recibió la pelota en el balcón del área, levantó la cabeza y zanjó la cuestión con un pase raso hacia la izquierda, por donde irrumpió solo Salva para destrozar la red con un zurdazo cruzado. Volvió el mejor Salva, el delantero letal de la primera vuelta, para redimirse de su flojera reciente. También marcó el penalti del 2-0. Pero por entonces, como el Betis ya ganaba y el Recre empataba, la jornada ya no le sabía tan bien al Atlético. No agarró el puesto de ascenso con el que soñó al comienzo de la tarde. Pero sigue su remontada. Ya es cuarto, tiene al tercero, el Tenerife, a dos puntos, y a tres al segundo, el Betis, que el domingo visita al líder. El infierno se anima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de abril de 2001