Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centenar de inmigrantes indocumentados llega a Tenerife en un pesquero lituano

La mayoría de los subsaharianos tuvieron que recibir atención sanitaria por desnutrición

El pesquero llegó a Santa Cruz de Tenerife a primera hora de la tarde de ayer. Dos agentes de la Policía Local fueron los primeros en dar la alarma sobre la presencia de inmigrantes ilegales 'al encontrarse casualmente a un grupo de personas de color que, al paso del coche patrulla, intentaron esconderse, lo que levantó las sospechas', explicó el concejal de Policía y Seguridad de la ciudad, Hilario Rodríguez. Casi al mismo tiempo, añadió, un ciudadano llamaba también a la comisaría 'para avisar de que un numeroso grupo de personas africanas estaba desembarcando de forma sospechosa de un pesquero que acababa de llegar al puerto'.

Poco después se descubría que eran varios grupos de inmigrantes los que trataban de salir de las instalaciones portuarias y se dirigían en busca de cobijo hacia las montañas de la zona, a unos cinco kilómetros del casco urbano. Fuentes policiales indicaron que es probable que se haya detenido a todos los subsaharianos que desembarcaron ilegalmente, aunque tampoco se descarta que alguno, aisladamente, consiguiera escapar.

La mayoría de los inmigrantes precisaron de atención sanitaria urgente en la misma zona del puerto con síntomas de deshidratación. Cinco de ellos, cuyo estado de salud era más grave, fueron trasladados a un centro hospitalario, mientras el resto permanece en comisaria.

El concejal tinerfeño comentó también que es posible que pasaran varios días hacinados en las bodegas del barco, un pesquero denominado Ashva de tamaño mediano, y por esarazón, cuando llegaron a Santa Cruz, 'pedían con insistencia agua y también comida'.

Según Hilario Rodríguez, parece probable que la mayoría de ellos conociera el lugar de destino de su viaje, ya que 'alguno, al ser detenido, pronunció la palabra Canarias'.

Sin embargo, no se descarta que se dirigieran a otro lugar diferente de las costas del archipiélago y que el barco intentara atracar sólo provisionalmente en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Testigos que presenciaron el atraque del buque, narraban poco después que cuando el barco todavía estaba maniobrando para adentrarse en el puerto varias personas se lanzaron al agua, mientras que un grupo de inmigrantes saltó a otro barco amarrado al lado, desde el que accedieron a tierra.

La tripulación fue ayer interrogada por miembros de la Policía Nacional, que trataban de determinar los pormenores del traslado clandestino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2001