Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un documental relata la tragedia del escape de gas tóxico en Bhopal

El escritor Dominique Lapierre será el narrador de la historia

El escritor y periodista francés Dominique Lapierre, autor de best sellers como ¿Arde París? Oh, Jerusalén, escritos en colaboración con Larry Collins, y La ciudad de la alegría, es el narrador de esta producción de una hora, con un presupuesto de 80 millones de pesetas. Javier Moro (autor de libros como El pie de Jaipur y Las montañas de Buda) es el guionista del trabajo, producido en español, inglés y francés. La dirección corre a cargo de Larry Levene (El laberinto del Tíbet, Canal +) y Gerardo Olivares (La ruta de Samarkanda, La 2, y Mundos perdidos, Canal +).

En la actualidad, los responsables de la producción están negociando con varias cadenas de televisión interesadas en este proyecto, cuyo rodaje comenzó hace tres meses en la India. 'También se filmará en Francia, Italia y Estados Unidos', explica José Manuel Novoa, uno de los responsables de Transglobe. 'El documental es una llamada de atención a esta causa olvidada y trata de ser un complemento y una versión actualizada del accidente y de sus dramáticas consecuencias'. 'Si aquella catástrofe hubiera ocurrido en el Primer Mundo no hubiera quedado impune', asegura Novoa. 'La causa sigue abierta. No ha habido ningún juicio para sentar en el banquillo a los responsables y no existe un protocolo de tratamiento eficaz. Bhopal está todavía presente en los genes de la segunda y tercera generación de supervivientes', añade Moro. Aún hay más de 200.000 afectados.

Una parte de los beneficios que se obtengan con el documental, al igual que con el libro Era medianoche en Bhopal, se dedicarán a proyectos de ayuda humanitaria, entre ellos la canalización de agua potable y la apertura de una clínica ginecológica, 'ya que las mujeres son las que más sufrieron las consecuencias del gas letal', explica el escritor.

El reportaje, que estará listo para junio, cuenta con el testimonio de numerosas víctimas de la nube tóxica. Recabar la opinión de la multinacional ha sido más dificil. 'Desde el primer momento hubo una conspiración de silencio', apunta Moro.

La génesis de la historia se remonta al 4 de mayo de 1980, cuando Union Carbide, tercer fabricante mundial de productos químicos, inauguraba en Bhopal una fábrica de pesticidas. Esta planta de alta tecnología debía proporcionar a 400 millones de campesinos un arma absoluta capaz de liberarles de los insectos que destruían sus cultivos. 'El nuevo gas iba a sustituir al peligrosísimo DDT y tenía muchas ventajas: era letal para las plagas, pero aparentemente inocuo para el hombre', cuenta Moro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2001