Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los agentes locales de Alcalá se niegan a patrullar por el mal estado de los coches

Los vehículos de la Policía Local de Alcalá no están en perfecto estado de revista, no reúnen requisitos que la policía exigiría a cualquier ciudadano (como llevar en el maletero los triángulos de emergencia) y tienen carencias que afectan a la seguridad de sus usuarios, como alarmas y luces de emergencia estropeadas o problemas en la dirección o en los frenos. Así lo denunció ayer el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), un sindicato que agrupa a la mitad de la plantilla de este cuerpo en la ciudad complutense. El CPPM anunció que los agentes no volverán a salir a la calle con los vehículos que presenten deficiencias: según ellos, 12 de los 16 coches y ocho de las 15 motos de su parque móvil.

El edil de Seguridad Ciudadana, Francisco Collado (PSOE), acusó al CPPM de estar promoviendo una huelga encubierta, en la que los policías estarían tomando de 'rehenes' a los ciudadanos, y dijo que ordenará medidas disciplinarias. 'Si un vecino llama para una emergencia y los agentes van a pie, y lo que necesita, es, por ejemplo, que le trasladen a un centro médico, están perjudicando al ciudadano', advirtió Collado.

El concejal aseguró que la 'huelga encubierta' había tenido en su primer día un seguimiento minoritario y que CC OO y UGT no la habían secundado, pero admitió que sólo se habían utilizado tres coches. Alejandro Guerra (UGT) afirmó: 'Es cierto que los coches están mal, pero el concejal acaba de llegar y se está notando un impulso'. Este periódico intentó, sin éxito, conocer la opinión de CC OO.

Collado admitió que los coches no están en condiciones óptimas, pero, según él, 'sí reúnen los requisitos mínimos para prestar el servicio con suficiente seguridad'. El edil añadió que el Ayuntamiento de Alcalá está tomando medidas: 'Acabamos de comprar dos motos nuevas, están hechos los pliegos de condiciones para comprar dos coches y quiero llevar al próximo pleno la compra de un tercero. Los vehículos sufren un lógico deterioro, que vamos solucionando según surge', explicó.

El CPPM ofreció ayer una lista de las deficiencias de los vehículos: la falta de botiquín, mantas térmicas, triángulos de averías y extintores de incendios, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2001