Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cano abandona su cargo en Telemadrid y Sánchez deja su tarea municipal

El escrito de suspensión de militancia está firmado por el secretario de organización, José Blanco. La ejecutiva federal, por tanto, asume toda la responsabilidad de este asunto, reconoce la presunción de inocencia de los dos afectados pero toma esta medida 'cautelar' para transmitir 'al PSOE en su conjunto' y a los ciudadanos el rechazo a cualquier actitud que se considere permisiva con comportamientos que puedan acabar legitimando o justificando cualquier forma de corrupción.

En un escrito de tres folios, Blanco hace valer las facultades de la dirección del PSOE para intervenir en hechos que afectan a una federación -en este caso, a la Federación Socialista Madrileña (FSM)- e ignora que los dos afectados solicitaron el pasado martes, a través de la FSM, que se les suspendiera de militancia para no dañar al partido mientras no se demuestre su inocencia.

La ejecutiva federal, además de 'suspender de militancia con carácter cautelar y excepcional' a Cano y Sánchez, informó ayer de que ahora se abre 'un periodo de información reservada', como permiten los estatutos del partido. La comisión de ética se reúne esta tarde.

Del largo texto enviado por Blanco con los fundamentos estatutarios y los antecedentes se desprende con claridad que en la decisión de los órganos de dirección ha pesado en gran medida el hecho de que Cano hubiera sido ya investigado por el comité de ética hace tres años.

En el primero de los puntos del capítulo dedicado a los 'antecedentes' se relata que existe una denuncia 'interpuesta por la titular de un burdel en Madrid en la que se acusa a los dos afiliados de supuestas actividades susceptibles de sanción penal, en el supuesto de ser ciertas'. A continuación se recuerda que en 1999 la comisión de ética pidió que no se incluyera a Cano en las listas para las elecciones autonómicas. 'Ahora, de nuevo, se imputan supuestas actividades punibles al afiliado Virgilio Cano, presuntamente con la participación de otro afiliado, Fernando Sánchez Martín'. Tales actividades se relacionan con la denuncia en las que se les acusa de 'haber recibido determinadas cantidades de dinero para la obtención de una licencia municipal que legalizase' el prostíbulo. 'A ello debe añadirse que en este momento la referida denuncia está siendo objeto de las oportunas diligencias por parte de un juzgado de instrucción de Madrid', continúa el escrito. El hecho de que todavía no se haya admitido a trámite la denuncia por ese juzgado es lo que hizo a la FSM pedir más tiempo antes de tomar una medida como la que ayer tomó la ejecutiva federal.

El escrito señala que el partido y la sociedad deben tener la seguridad de que los socialistas y, sobre todo, 'los cargos públicos' no pueden incurrir en actividades 'contrarias a los valores éticos'. 'Se trata de preservar la honestidad de los militantes del PSOE en cuanto a su voluntad de mantener una conducta personal íntegra, tanto en su actividad pública como privada', añade.

Cano, vicepresidente de Telemadrid, decidió ayer renunciar temporalmente al cargo, al estar suspendido de militancia en el PSOE, según fuentes de la FSM. El presidente de Telemadrid, José López López, había sugerido horas antes la conveniencia de que, 'sin perjuicio de la presunción de inocencia', Cano fuese separado cautelarmente del consejo del ente público 'hasta que se aclare la situación, dado que este asunto puede enturbiar la imagen de RTVM'. Según López, Virgilio Cano no aceptó entonces tal sugerencia.

Fernando Sánchez ha dejado temporalmente los cargos de portavoz socialista en la Junta Municipal de Latina y en la Comisión de Personal, en los que será sustituido por Joaquín García Pontes. Pero Sánchez no puede ser despojado del acta de concejal, que sólo abandonaría por decisión propia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2001