CARTAS AL DIRECTOR
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Muerte en directo

El jueves 22 por la noche llegué a casa justo para ver el resumen final de uno de los telediarios de la noche. No puedo describir el estupor que me produjo ver cómo mataban a una persona delante de las cámaras. Según me contaron, en otro telediario anterior, el mismo cámara que rodaba impasible la imagen, movió la cámara de tal manera que junto a él se pudo ver a otro grupo de periodistas grabando la misma imagen, pero éstos lo hacían incluso con trípodes. El viernes en todos los periódicos también pudimos ver la secuencia completa.

¿Cómo se justifica esto? Ya sé, los periodistas de guerra utilizan numerosas excusas para este tipo de cosas, como el derecho a la información y bla, bla, bla. Pero la realidad es que este tipo de cosas vende. A mí no me hace falta que me enseñen cómo en las guerras muere la gente, cómo se muere de hambre en muchos países, cómo la gente tiene que abandonar sus tierras y sus casas, para tomar conciencia de que estas realidades existen. ¿Realmente la gente necesita ver esto para ver espoleadas sus conciencias?

Da sensación de que todo es irreal. Te retransmiten las guerras y las muertes por televisión (recordemos cuando se hizo coincidir uno de los ataques más famosos de la historia de las guerras modernas -famoso por la televisión claro- con la hora en la que una famosa cadena americana comenzaba a emitir). Y todo el mundo en sus casitas tranquilamente, viendo esas imágenes como si de una película se tratara. Luego apago la tele y a dormir, que mañana tengo que manifestarme porque a mi equipo de fútbol le han anulado un gol.-

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción