Reportaje:

Iniciativa vuelve a la Seat

La formación ecosocialista recupera una agrupación emblemática

Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V) ha puesto una pica en Seat para recuperar su perfil obrero, después de embarcarse en las aguas de la izquierda verde. Los ecosocialistas han conseguido volver a tener una agrupación en la empresa automovilística, uno de los paradigmas del movimiento obrero en Cataluña, después que las luchas intestinas en el seno del comunismo, hace más de una década, provocaran su desaparición. La nueva agrupación de Seat, fruto de la resolución del último congreso de IC-V, en el que se aprobó recuperar organizaciones políticas propias en las grandes empresas, se puso ayer de largo con una comida en Sant Joan Despí (Baix Llobregat) a la que asistieron algo más de un centenar de los aproximadamente 150 militantes que la integran.

Parte de la dirección de IC-V, con su presidente, Joan Saura, a la cabeza, fue allí consciente del efecto psicológico que supone entre sus bases poner una pica en Seat. 'Hemos empezado por Seat por su carácter emblemático en el movimiento obrero', asegura el responsable de acción política, Jaume Bosch. Allí se encontraron históricos militantes que batallaron a mediados de los ochenta para que el PSUC no se disolviera dentro de IC-V. Aquellos que respaldaron la postura del entonces secretario general del PCE, Julio Anguita, en este mismo sentido y que vivieron el fracaso de CC OO en las el ecciones sindicales de Seat en 1980, precisamente como consecuencia de las luchas fratricidas.

Junto a ellos, un grupo de jóvenes trabajadores, hijos de la precariedad laboral y las empresas de trabajo temporal, que no vivieron aquellas luchas y ni siquiera la tormentosa crisis de Seat de principios de los noventa. Nuevos militantes que fueron saludados con un 'ya era hora' por parte de alguno de los históricos. Aunque la tentación de tratar de los temas domésticos de la firma automovilística era grande, Joan Saura se centró en hacer pedagogía de la nueva realidad de la izquierda en general y de IC en particular. De la adscripción de los antiguos comunistas al ecologismo político, dijo: 'Tenemos raíces profundas, pero hemos sabido adaptar este proyecto a las nuevas necesidades de la sociedad'. Más gráficamente, señaló el presidente de IC-V: 'No sólo hay que tener raíces, también hay que hacer injertos'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS