Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FRANCESC HOMS | CONSEJERO DE ECONOMÍA DE LA GENERALITAT

'La propuesta de Cataluña sobre financiación debe encajar en el conjunto de España'

Su nombramiento como consejero de Economía y Finanzas de la Generalitat le fue sugerido a Jordi Pujol por políticos de CiU, conscientes de que la mayoría absoluta del PP requería un hombre dialogante, capaz de entenderse con los populares. A Francesc Homs, de 49 años y con 14 como diputado de CiU en el Congreso, le toca negociar con el Gobierno la nueva financiación de la Generalitat de Cataluña. Prudente, riguroso y pragmático, lleva la etiqueta de roquista por haber trabajado codo con codo en el Congreso con Miquel Roca. Homs aborda la financiación autonómica con un nuevo talante y posiciones más integradoras. Mantiene la tesis de su partido de que Cataluña aporta en 'exceso' al resto de España, pero resalta la voluntad de hacer renuncias, remacha su deseo de ser solidario y dice olvidar, de momento, los números en aras de lograr un pacto.

'Lo importante es acordar los conceptos; luego ya discutiremos sobre las cantidades'

Pregunta. Antes de la mayoría absoluta del PP, el Gobierno catalán decía que su aportación al Estado excedía en 400.000 millones anuales. Proponía un pacto fiscal bilateral, la cesión de la Agencia Tributaria y participar en los grandes impuestos. Ahora ha rebajado sus planteamientos.

Respuesta. No ha habido cambio. El pacto fiscal es nuestro objetivo, pero es verdad que desde que soy consejero de Economía y Finanzas he incorporado elementos estratégicos en la negociación, como que hay que buscar el encaje en el conjunto de España. Se debe definir lo que uno desea, pero también que eso encaje en el marco de toda España.

P. ¿Ya no plantean una negociación bilateral con el Gobierno central sino una fórmula que resuelva la financiación de todas las comunidades?

R. Sin duda, la Generalitat de Cataluña y el Gobierno central deberán negociar. Cataluña debe poder definir su objetivo, pero entramos en una negociación en donde no sólo se debe tener presente lo que desea Cataluña sino que también tenga encaje en el conjunto de España. Lo importante es definir el modelo, luego ya discutiremos las cantidades.

P. ¿Los 400.000 millones que pedían ya no son fundamentales?

R. La cantidad siempre es un elemento fundamental de la negociación.

P. ¿Esos 400.000 millones?

R. Si se coge la cesta de impuestos que plantean los socialistas también salen cantidades así. Digamos que esta cantidad podría ser un referente, pero ahora lo importante no es aproximarse a ese proceso desde cantidades.

P. Pero de una forma u otra parece que su objetivo es reducir la aportación de Cataluña al resto del Estado.

R. Creo que Cataluña se identificaría plenamente si a medio o largo plazo se reajusta su aportación a la Hacienda y eso le haría buscar un reequilibrio de su solidaridad con el resto de España.

P. ¿Cómo se concreta este reequilibrio?

R. La Constitución y los estatutos de las autonomías no definieron un marco de financiación claro para todas las administraciones. Han pasado 22 años y ha llegado el momento de alcanzar un pacto de Estado para definir un marco sólido y transparente que permita la distribución de los recursos públicos entre las tres administraciones: central, autonómica y local. La mayoría absoluta del PP nos permite un contexto relajado para debatir desde la convicción y la voluntad de querer construir ese consenso.

P. ¿Qué les separa de los socialistas catalanes, primer partido de la oposición en Cataluña, en la financiación autonómica?

R. Las propuestas del PSC y las nuestras están conceptualmente mucho más cerca. Nos separa que ellos no concretan el quantum. Pero también lo están de las de Esquerra Republicana y de las del PP. Todas tienen líneas semejantes a las nuestras.

P. ¿Y qué les separa del Gobierno del PP?

R. También hay coincidencias. Las tenemos con Eduardo Zaplana al proponer una cesta de impuestos. Me pregunto: ¿es que no hemos de aprender de las dos experiencias anteriores, una con el PSOE y otra con el PP, e intentar un consenso de todas las fuerzas políticas y de los gobiernos autónomicos, sea quien sea quien gobierne? ¡Aprendamos del pasado!

P. ¿Cómo se puede reducir la diferencia en recursos por habitante entre Cataluña y otras comunidades y el País Vasco?

R. Existe margen para llegar a un modelo que aproxime los recursos per cápita a los que tiene el País Vasco y que también se pueda encajar en toda España. En las comunidades no forales no hay igualdad de recursos per cápita. Murcia dispone de ingresos equivalentes a 60.000 pesetas por habitante, y Cantabria de 103.000, con semejantes competencias. Cataluña se ha situado en un término medio en este abanico de diferencias, pero hay comunidades muy por debajo y otras muy por encima.

P. ¿Entonces, es partidario de la igualdad?

R. Es importante tener un modelo que nos permita, en un plazo determinado, acabar con los desequilibrios. No hay ciudadanos de primera y de segunda. Cataluña nunca ha visto este proceso desde esta óptica. Somos ciudadanos solidarios que aportamos más que nadie, pero nunca hemos deseado tener una posición de privilegio. Pero decimos que tras tantos años algo habrá reequilibrado el proceso democrático como para poder hacer hoy esta reflexión y revisar las aportaciones solidarias que se hacen desde Cataluña al conjunto de España.

P. ¿La Generalitat padece asfixia financiera?

R. La Generalitat no tiene asfixia financiera. Pero la situación financiera de las comunidades, por tanto de la Generalitat, tiene dificultades por el actual modelo de financiación; y en esto quiero ser muy solidario con todas las comunidades.

P. Muchos dicen, incluso en su coalición, CiU, que Jordi Pujol le ha nombrado para el cargo para conectar mejor con los empresarios, un espacio en el que quizá el Gobierno catalán ha cedido terreno al PP.

R. Soy economista y me he dedicado a la política económica durante 14 años como diputado por CiU y portavoz económico en el Congreso. Esto me ha llevado a tener una estrecha relación con los agentes económicos y sociales, no sólo en Cataluña, sino en toda España. He ido construyendo una relación con la realidad económica y sus agentes, pero no soy un político que llega del mundo empresarial.

P. ¿Van a plantear cambios en el decreto de reforma laboral cuando llegue al Congreso?

R. La reforma nace sin acuerdo entre los agentes sociales, y es una lástima. CiU quiere que la reforma que surja del Parlamento nazca con amplio consenso, no sólo con los votos del PP.

P. ¿Qué medidas plantean?

R. Hay una problemática del contrato temporal. Y entiendo las argumentaciones que hacen los sindicatos. Hay que potenciar los indefinidos a tiempo parcial, bajar las cotizaciones a los contratos indefinidos en función de la edad y otras condiciones como el empleo femenimo, personas con minusvalías o jóvenes.

P. ¿Y a través de estas propuestas se podría recuperar el consenso social?

R. Me gustaría que el debate parlamentario nos permitiera alcanzar un consenso que va a ser político, porque los sindicatos ahí no votan y los empresarios tampoco, pero que pudiera recibir luego el apoyo de todos los agentes sociales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2001