La ultraderecha austriaca endurece su discurso xenófobo

Una semana antes de las elecciones municipales de Viena , el debate político se enrarece a raíz del tono racista y xenófobo de la campaña electoral del FPÖ, el Partido Liberal del ultraderechista Jörg Haider. Su candidata a la alcaldía de la capital austriaca, Helene Partik Pablé, se muestra en una serie de carteles preocupada por los peligros que acechan a los vieneses, vinculando la criminalidad y las drogas con los 'extranjeros'.

Al mismo tiempo, un candidato a concejal municipal del FPÖ prometía crear un distrito 'libre de extranjeros', y otro declaraba que no le molestaba 'estar en un partido pardo ( nazi) y xenófobo'. Este último se disculpó alegando que lo había dicho 'sólo por cinismo' y presentó su dimisión.

Más información
Fuerte retroceso de la ultraderecha de Haider en las elecciones municipales de Viena
Siete años de cárcel para un ex oficial nazi por la matanza de 59 italianos
Dimiten la vicecanciller, un ministro y el portavoz parlamentario del partido de Haider

Haider, que también participa en la campaña electoral, ha provocado una avalancha de protestas al burlarse en tonos antisemitas del presidente de la comunidad israelí de Viena, Ariel Muzicant. El canciller austriaco Wolfgang Schüssel, del Partido Popular (ÖVP), no recriminó a su socio político. Por el contrario, pidió a sus críticos que no se tomen tan en serio lo que calificó de 'chiste de carnaval'. Schüssel preside el Gobierno gracias a su alianza con el partido de Haider en febrero de 2000.

Las elecciones municipales de Viena -que con 1.700.000 habitantes es la ciudad más poblada de Austria- sirven de barómetro para valorar la repercusión en la opinión pública de un año de gobierno derechista-conservador. En la capital austriaca se ha mantenido hasta ahora la antigua coalición entre socialdemócratas (SPÖ) y conservadores del Partido Popular (ÖVP) . El líder vienés del ÖVP, Bernhard Görg, que se ha destacado dentro de su propio partido por haber sido el único en oponerse al pacto con Haider, sigue decidido a no formar coalición con el FPÖ en Viena.

Según las previsiones, el ÖVP podrá obtener un 19% de los votos, y el FPÖ, un 21%; es decir, que de todas formas no alcanzaría mayoría para hacerse con el gobierno municipal. Los sondeos, del instituto Gallup, indican que los socialdemócratas mantendrán su mayoría relativa ( 42%), pero no se descarta que puedan formar la próxima vez una alianza con los verdes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS