Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

El juez Garzón afirma que Otegi actuó 'al servicio de la organización ETA'

Pide al Tribunal Superior vasco que valore si cometió delito de terrorismo

Garzón expone que como consecuencia de la detención de 15 dirigentes de Haika -heredera de Jarrai-, Arnaldo Otegi participó en una rueda de prensa en la que los responsables de esa organización juvenil abertzale efectuaron 'una llamada general y una incitación, directa e inmediata, a los militantes de Haika para que desarrollasen toda una serie de actos vandálicos o de kale borroka para amedrentar a la población'.

Otegi, según Garzón, 'orientó y apoyó' al portavoz de Haika, Asier Tapia. Como consecuencia de esa convocatoria, apadrinada por HB-EH, se inició una reacción 'hiperviolenta' contra personas y bienes en todo el País Vasco, resgistrándose una veintena de delitos de terrorismo, incendios y estragos.

Otegi 'no sólo apoya moralmente, sino que orienta, arropa y da instrucciones' a Asier Tapia de cómo comportarse y hablar para que el efecto de la convocatoria sea mayor'. Es precisamente la presencia de Otegi la que 'da consistencia, trascendencia, credibilidad y seriedad a la incitación a la violencia callejera'. Se trata por tanto de una 'inducción real, suficiente y guarda directa relación con los hechos que después se producen'.

Desde el punto de vista jurídico, Garzón imputa a Otegi una acción que no es inocua 'sino efectiva, real y eficaz, de tal modo que, muy probablemente, el resultado final no se hubiera producido o no se habría desarrollado con la intensidad desplegada si no se hubiera producido la intervención y arropamiento de aquel parlamentario'.

El juez reputa la participación de Otegi en los hechos como 'consciente', 'voluntaria', y 'al servicio de la organización terrorista ETA-KAS-EKIN, a través de Haika, y persigue el resultado exactamente producido al margen de eufemismos'.

Los hechos podrían ser constitutivos de un delito de terrorismo del artículo 577 del Código Penal en relación con los artículos 557 (desórdenes públicos) y 266 (daños); y otro delito del artículo 574 (pertenencia o colaboración con banda armada) en relación con el 169 y 170.2 (amenazas), aunque ahora deberá ser el TSJ del País Vasco el que valores los hechos.

Por otra parte, el juez Baltasar Garzón ordenó ayer el ingreso en prisión del militante de Haika Alejo Moreno, quien se había presentado voluntariamente en la Audiencia Nacional para declarar al saber que estaba siendo buscado.

Alejo Moreno quedó imputado en un supuesto delito de integración en banda terrorista e ingresó en la prisión madrileña de Soto del Real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2001