Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOS

Detenidos 5 miembros de una red que forzaba a prostituirse a rusas

Agentes de la Brigada de Extranjería y de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) han detenido a cinco hombres en Castellón y Valencia, cuatro de ellos extranjeros y uno de nacionalidad española, implicados en un supuesto delito de secuestro, prostitución y contra los derechos de los extranjeros. Las cinco personas mantenían secuestradas a dos mujeres de origen ruso a las que obligaban a prostituirse en un club de la provincia de Valencia.

Los detenidos, según fuentes de la Policía Nacional, forman parte de una red dedicada a la explotación sexual de extranjeras. Dos de ellos son de nacionalidad rusa, uno de origen alemán, uno polaco y otro español. La policía detuvo a dos hombres de 45 y 36 años en la Estació del Nord de Valencia. En ese punto se habían citado con una mujer de origen ruso que debía entregarles 21.000 dólares como pago para que liberaran a sus dos compatriotas secuestradas desde el pasado 9 de marzo.

Un hombre de 43 años era el encargado de custodiarlas en Oropesa (Castellón), donde fueron localizadas y liberadas. Posteriormente, y también supuestamente implicados en estos delitos, la policía detuvo a otros dos hombres, uno de 33 años y otro de 41 años.

Las tres mujeres -las dos secuestradas más la que se disponía a pagar el rescate- llegaron a España el pasado mes de septiembre. En el aeropuerto de Madrid-Barajas las recogió el responsable del club de alterne, cuya ubicación no ha sido facilitada por la policía, a donde fueron trasladas varios días después.

Una vez en el local fueron obligadas a ejercer la prostitución bajo chantaje y amenazas. Las tres mujeres aguantaron en el club hasta el pasado día 9, cuando intentaron una operación de fuga que se vio inmediatamente frustrada. A una de ellas, la dejaron libre para que consiguiera una cantidad de dinero a cambio de su libertad.

Los cinco detenidos en la operación policial -llevada a cabo entre el lunes y el martes- han pasado a disposición judicial en juzgados de Castellón, Valencia y Alzira. La policía no ha precisado si tienen antecedentes aquí o fuera. Las tres mujeres, que no han sido detenidas, han presentado denuncia formal contra sus explotadores sexuales y posteriores secuestradores.

Las mujeres, procedentes de Kaliningrado, aseguraron que no conocían el trabajo que iban a realizar a su llegada a España y que desde que llegaron al local de alterne han estado sometidas a una férrea vigilancia sobre cada uno de sus movimientos. Asimismo, afirmaron en su testimonio que las amenazas han sido constantes y los abusos reiterados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2001