Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento deberá ampliar el parque regional del Manzanares por los daños del tren veloz

Medio Ambiente exige también que se restaure el hábitat natural, muy degradado

En la declaración de impacto, que fue hecha pública el pasado 28 de febrero, se recuerda que el trazado del ferrocarril de alta velocidad a Valladolid cruza el parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares entre los puntos kilométricos 5,900 y 17,500. Este parque está 'propuesto como lugar de importancia comunitaria (zona bajo la tutela de la Unión Europea) y reserva mundial de la biosfera de la Unesco'.

'Una de las funciones importantes de la zona atravesada es amortiguar los impactos exteriores hacia el monte de El Pardo [adyacente al parque regional del Manzanares]. Por ello, y ante la imposibilidad de evitar el cruce de esta zona, se procederá a la adopción de medidas compensatorias', dice la declaración ambiental.

El Ministerio de Medio Ambiente exige que estas medidas compensatorias consistan en 'la adquisición de la franja de terreno entre la nueva línea de alta velocidad y la tapia del monte de El Pardo en el tramo en que éstas discurren paralelas, donde se sitúa ya la línea existente de ferrocarril Madrid-Tres Cantos, así como la restauración del hábitat natural -muy deteriorado en estos momentos-, recuperando el encinar propio de la zona'.

Monte de El Pardo

Esta franja se va a convertir, por tanto, para el Ministerio de Fomento, en un auténtico calvario técnico. Por ella pasan actualmente la autovía M-607 (de tres carriles en cada sentido) con su correspondiente vía de servicio, el tren de cercanías, varias carreteras de acceso a fincas públicas y privadas, un apeadero de tren, además de discurrir paralela a la valla del monte de El Pardo, elemento natural intocable.

Todas estas infraestructuras han degradado ya notablemente el terreno, que, a pesar de englobarse dentro del parque regional del Manzanares, es un auténtico entramado de carreteras y líneas férreas. Pero, además, el Ministerio de Fomento debe introducir por este lugar la línea del tren de alta velocidad (de casi 60 metros de anchura), a pesar de que la capacidad de la zona para admitir nuevas infraestructuras es en estos momentos mínima.

Asimismo tendrá que reservar, comprar y restaurar, tal como dice la declaración de impacto ambiental, una franja verde para añadírsela al parque regional del Manzanares (véase gráfico). Pero, además, 'en el tramo paralelo a la tapia del monte de El Pardo, se mantendrá un camino apto para paseantes y bicicletas aprovechando los tramos existentes y asegurando su continuidad'.

'Las medidas compensatorias deberán establecerse en coordinación', dice la declaración de impacto ambiental, 'con los organismos correspondientes responsables de la gestión de los espacios protegidos de la Comunidad de Madrid' y contar asimismo 'con el informe favorable de los mismos'.

El presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, calificó el pasado jueves, en la Asamblea de Madrid, de 'extremadamente positiva' y satisfactoria para la Comunidad la declaración de impacto ambiental -adoptada por el Ministerio de Medio Ambiente- del tren de alta velocidad a Valladolid. 'Recoge prácticamente en su totalidad', agregó Ruiz-Gallardón, 'las alegaciones que en su día planteó la Consejería de Medio Ambiente como esenciales para lograr la plena integración ambiental del proyecto en el espacio físico madrileño, afectando lo mínimo posible al medio ambiente'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2001