Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda añadirá a la reforma laboral incentivos a las pensiones privadas

Montoro defiende la entrada de los comités de empresa en las gestoras

El Gobierno quiere una reforma laboral de mayor calado que la que aprobó por decreto la semana pasada. Su objetivo es incluir en la reforma medidas que incentiven los planes privados de pensiones promovidos por las empresas para sus trabajadores. Así lo desveló ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien afirmó que el Gobierno aprovechará el trámite parlamentario del decreto para incluir las medidas.

Montoro señaló que los incentivos a los planes de pensiones promovidos por las empresas para sus empleados irán dirigidos a 'los millones de españoles que no pueden ahorrar por razón de su salario' y que no tienen un plan de pensiones individual.

La idea del Gobierno es que, en el momento de la jubilación, 'la gente pueda tener una pensión pública y otra de su empresa'. El Ejecutivo espera que los sindicatos apoyen su iniciativa. Hasta ahora, los planes de pensiones de empresa han tenido poco éxito, al contrario de lo ocurrido con los planes individuales.

Cristóbal Montoro afirmó que la clave del apoyo sindical a sus planes radicará en dar entrada a las centrales en las gestoras de los planes de pensiones, una posibilidad contemplada por Hacienda, según aseguró el ministro en el VII Encuentro de Economía de S'Agaró. Montoro dejó claro que la adscripción a los planes de pensiones de empresas será de carácter voluntario. Pero, en cualquier caso, el Gobierno los impulsará mediante incentivos tributarios.

Negociación colectiva

El ministro de Hacienda afirmó que, aunque es pronto para concretar qué impuestos se retocarán para acoger estos incentivos, el objetivo es incorporar las deducciones a las empresas aprovechando la reforma del impuesto de sociedades, prevista para el año que viene. Los incentivos a los trabajadores deberían incorporarse a la nueva reforma del IRPF, que el Gobierno proyecta para el año 2003.

El Gobierno también quiere aprovechar la reforma laboral para modificar la negociación colectiva. Montoro abundó ayer en las afirmaciones realizadas la víspera por el vicepresidente segundo, Rodrigo Rato, en el sentido de que la negociación salarial en las empresas no sólo debe apoyarse en la subida de la inflación. Para Montoro, 'la negociación salarial debe estar basada en la productividad', de manera que, si las empresas la mejoran, podrían aumentar más los salarios y menos, o nada, si la reducen. Montoro cree que la tramitación de la reforma laboral como ley en el Congreso es una oportunidad de alcanzar el consenso entre sindicatos y patronal.

Jordi Sevilla, secretario de política económica y de empleo del PSOE, afirmó en el mismo acto que echarle la culpa a los salarios del incremento de los precios y hablar de profundizar en la reforma laboral aprobada por decreto es 'el mayor ataque que se puede plantear al modelo de derechos que tenemos en España y Europa'. La ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, había insistido la víspera en la necesidad de ir más lejos en la reforma laboral. La patronal CEOE ha planteado entre sus objetivos introducir la ultraactividad de los convenios colectivos, de tal forma que no se acumulen derechos adquiridos y puedan renegociarse con el contador a cero cada vez que venzan.

Sevilla criticó también al Gobierno por la interpretación que hace de la convergencia real con los vecinos europeos de España. 'No basta con hablar de igualar la renta per cápita para lograr una verdadera convergencia real con Europa', subrayó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de marzo de 2001