Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:KOLDO ZUAZUA | PRODUCTOR DE CORTOS

'El salto del productor al largometraje es mayor que el del director'

Koldo Zuazua (San Sebastián, 1971) suena en los círculos cinematográficos como uno de los nombres más prometedores del sector en España. El primer corto que produjo, Hongos, del director Ramón Salazar, ha obtenido 45 premios y le ha abierto más de una puerta. Ahora Zuazua, que presenta hoy su filmografía en la casa de cultura Larrotxene de San Sebastián, trabaja en el documental Ataúdes de luz junto a Nacho Cerdá, en el corto Ya no puede caminar y prepara su salto al largometraje con Piedras, también de Salazar.

Pregunta. Siempre se habla del salto al largometraje del director. ¿Cómo es el del productor?

Respuesta. Creo que es aún mayor porque supone manejar mucho más dinero y tener más responsabilidades. En todo caso, en este viaje, aparte del talento necesario para apostar por una idea adecuada, influye la cantidad de contactos que tengas.

P. ¿Cómo elige usted los proyectos?

R. Elijo cosas que me gusten, que se salgan de convencionalismos y de tópicos y que garanticen una calidad final. Siempre que me meto en un proyecto es porque me resulta interesante el guión.

P. ¿Hasta qué punto interfiere el productor en la parte creativa de una película?

R. Participo a mi manera, no con carácter impositivo, sino de sugerencia. No sé escribir y no me meto en los guiones. En cambio, sí opino a la hora de configurar el reparto. Luego, hay directores más abiertos que otros a recibir propuestas externas.

P. Usted ha producido tres cortometrajes. ¿Qué futuro augura a este formato?

R. Creo que puede tener cada vez más cabida con todo el tema de las nuevas tecnologías. Se necesitan formatos distintos a los establecidos porque existen más medios de exhibición. Hacer cortos va a ser lo mismo que escribir una novela -para la que sólo se necesita lápiz, papel y talento-. Cada uno podrá realizarlo y exhibirlo por ordenador en la red.

P. ¿Volverá entonces a producir un corto después del largometraje que prepara?

R. No lo sé. Este formato es muy arriesgado, te dejas un montón de tiempo y dinero. Los cortometrajes ahora no te hacen rico. Hay televisiones que sí apuestan por los proyectos, pero la distribución en las salas de cine es muy pobre, prácticamente inexistente. Para el exhibidor, proyectar un corto antes de la película significa restar ingresos de publicidad o no promocionar las películas que llegarán a su sala.

P. Antes que producción, estudió arquitectura. ¿Le ha servido para algo?

R. Para mucho. Es una carrera completa en el sentido humanístico y técnico y se parece mucho al cine. Es un trabajo temporal, en equipo. La configuración del guión es parecida al proyecto ejecutivo y el rodaje puede asimilarse a la obra, aunque luego sus funciones sean muy distintas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001