Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los grupos proponen reformar el Reglamento de las Cortes

Una iniciativa de Esquerra Unida para ampliar de cinco a siete los miembros la Mesa de las Cortes Valencianas dio pie ayer, en el pleno, a un animado debate en torno a la reforma del Reglamento de la Cámara. La propuesta de EU fue rechazada por ser considerada demasiado 'escueta y sencilla', pero todos los grupos se mostraron partidarios de una reforma más amplia del Reglamento, al que amplios sectores, tanto dentro como fuera del Parlamento, consideran culpable de los problemas que vive la Cámara y que se traducen en un atasco de iniciativas, que se debaten con retraso, y en un alejamiento de la realidad de la calle.

El portavoz adjunto de EU, Joan Antoni Oltra, defendió el 'derecho' de su grupo a participar en los trabajos y responsabilidades del máximo órgano de gobierno de las Cortes, formado en la actualidad por tres representantes del PP y dos del PSPV. Oltra consideró una 'discriminación' la ausencia de EU. 'No queremos ningún privilegio, sino los mismos derechos de todos los grupos', precisó Oltra, que reclamó una más amplia reforma de un Reglamento que, según dijo, el PP 'utiliza de forma restrictiva para dificultar la labor de control al Consell'.

Pero el portavoz adjunto del PP, Rafael Maluenda, acusó a Oltra de hacer 'números de equilibrista' y de representar una 'farsa' para pedir una modificación del Reglamento por 'interés personal o partidista'. Según Maluenda, con su propuesta, EU sólo pretende 'salir en la foto'. El diputado popular señaló, además, que la propuesta de EU era 'torpe' porque, tal como estaba planteada la ampliación de la Mesa beneficiaría al Grupo Popular ya que, de acuerdo con la vigente mecánica de elección de sus miembros, los dos nuevos puestos corresponderían al PP. No obstante, Maluenda se mostró abierto a una reforma del Reglamento.

Uso partidista

El socialista Antonio Moreno, vicepresidente segundo, consideró 'legítima' la aspiración de EU, pero dijo que es demasiado 'escueta' y 'sencilla' y que se ha hecho 'con prisas, sin meditar y sin madurar'. Moreno abogó por una reforma 'a fondo' del Reglamento que permita 'devolver la dignidad y la independencia' a la Cámara. 'Hay que ser más valiente y hacer un Reglamento nuevo', dijo antes de desgranar toda una serie de acusaciones respecto a la utilización partidista y al 'abuso' que hace del mismo el Grupo Popular. 'Hay que hacer un Reglamento que añada algo de calidad a la democracia', que sea 'moderno, sencillo, ágil, transparente y flexible', dijo.

Mientras, el PP volvió a forzar ayer la máquina en su acoso a la Síndic de Greuges en funciones, Emilia Caballero, al pedir la convocatoria urgente de la Comisión de Peticiones para elaborar y votar un dictamen 'en relación con las funciones que desempeña con carácter interino'. El portavoz popular, Alejandro Font de Mora, justificó la iniciativa en que 'hay que dar alguna salida' a la situación de 'grave deterioro de la institución'. El socialista Perelló aseguró que el PP quiere 'acabar' con la institución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001