Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica recurre a los beneficios extraordinarios para seguir como la primera empresa en ganancias

Repsol YPF ha besado la gloria del liderato sólo durante una quincena. Telefónica no le ha dejado más tiempo, a pesar del consenso general y de las propias previsiones adelantadas por la compañía, en torno al 25%. Los 404.151 millones ganados por la petrolera se han quedado cortos frente a los 416.764 de la telefónica.

A la luz de los resultados ofrecidos ayer por Telefónica, los analistas no calibraron correctamente el impacto en la cuenta de resultados de la salida a Bolsa de Telefónica Móviles, que se realizó mediante una ampliación de capital (OPS). Un apunte contable que permite cargar directamente como resultados extraordinarios la diferencia entre el valor contable de las acciones en libros y el precio de salida y que no siempre lo hacen las empresas.

Telefónica ha considerado que hacerlo le permitía no sólo aumentar sus beneficios netos casi un 40%, sino mantenerse como líder por beneficios. Pero, además, ha podido destinar 209.080 millones a costear el expediente de regulación de empleo en marcha y otras obligaciones de personal, y 263.322 millones para el saneamiento de activos e inversiones.

Importantes compras

También le permitió amortizar 83.292 millones del fondo de comercio (diferencia entre el valor en libros y el precio pagado por una adquisicón), una partida muy importante en el balance de Telefónica si se tiene en cuenta la política de compras llevada a cabo por Juan Villalonga, presidente de la compañía hasta el mes de julio, bajo cuyo mandato se adquirió la productora Endemol, la plataforma argentina de televisión Atco y el portal Lycos.

Asimismo, el incremento de la participación en las filiales latinoamericanas gracias a la Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) lanzadas el pasado año para hacerse con el control de las mismas, en la denominada Operación Verónica, ha permitido un ahorro de 89.033 millones, que habrían ido a manos de los anteriores accionistas minoritarios de no haber adquirido sus acciones.

Precisamente, esa operación ha sido vital para la salud financiera del grupo puesto que las operadoras fijas y móviles de Latinoamérica han aportado a los resultados 108.451 millones, destacando la brasileña Telesp que aportó 30.032 millones.

La compañía reconoció ayer en un comunicado que, de no haberse producido estas circunstancias extraordinarias y su efecto fiscal, el resultado neto del grupo habría crecido sólo un 15,7%. De hecho, el resultado bruto de explotación (Ebitda), la relación que mejor mide la eficiencia de la gestión de la empresa, creció un 9,5% hasta los 1,98 billones de pesetas.

El coste de las licencias de telefonía de tercera generación (UMTS) también se dejó notar en el capítulo de inversión, que creció un 198,8% para alcanzar los 3,5 billones de pesetas, de los que más de 2 billones corresponden al UMTS. La deuda neta consolidada asciende a 4,48 billones de pesetas, un 31,6% más que el pasado año.

Por filiales, la nota más destacada es la vuelta a los beneficios de Telefónica de España, la antigua matriz donde se concentra el negocio de telefonía fija en España, que ganó 40.797 millones frente a los 29.051 millones de pérdidas del año anterior.

Ese vuelco se explica por la reducción de costes, puesto que los ingresos por operaciones cayeron un 0,3%, por el efecto de la competencia. Telefónica perdió más cuota en las llamadas nacionales (un 17,7% menos de ingresos), provincial (-6,9%) y menos en las locales (-0,2%). El principal sostén de los ingresos sigue siendo la cuota de abono, que le reportó 510.688 millones de pesetas, un 4,8% mas que el año pasado. Los beneficios de Telefónica Móviles (98.268 millones de pesetas) compensaron prácticamente las pérdidas de Terra Lycos (92.380 millones de pesetas).

OPA sobre CRT

Para defender los resultados, el presidente de la compañías, César Alierta, se traslada hoy a Brasil donde ha convocado a analistas internacionales. Precisamente, la filial Móviles anunció ayer que lanzará una Oferta Pública de Adquisición (OPA) para controlar todo el capital de la operadora brasileña Celular CRT Participaçoes, de la que ya posee el 45,68%. La operación está valorada en 158.500 millones de pesetas y pretende excluir a la compañía de la Bolsa. La OPA se lanzará sobre los 1.602 millones de acciones que Telefónica Móviles no posee y se realizará por canje de cuatro acciones de Telefónica Móviles por cada 57 de la firma brasileña. Para atender este canje, Telefónica Móviles ampliará capital en unos 112 millones de acciones, con un valor a precio de hoy, de 158.500 millones.

Según Telefónica Móviles, el canje ha sido determinado sobre la base del promedio de cotizaciones de cierre de Telefónica Moviles y Celular CRT la semana pasada, e implica una prima del 40% sobre la cotización de las acciones preferentes de Celular CRT en ese periodo.

La OPA sobre Celular CRT es similar a las que Telefónica lanzó el año pasado para controlar el 100% de sus filiales de telefonía fija en Argentina, Perú y Brasil, la llamada operación Verónica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de febrero de 2001

Más información

  • El grupo elevó un 38,8% su resultado neto hasta 416.764 millones y consiguió superar a Repsol