Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alegaciones a la recalificación

'La Administración utiliza su poder discrecional de un modo abusivo'. Ésta es una de las afirmaciones que la familia del concejal de Urbanismo, Alberto Fabra, incluyó en la alegación presentada ante el anuncio de que sus terrenos industriales iban a convertirse en residenciales. Los Gómez, propietarios de la fábrica Azulejos Gómez, solicitaban que se mantuviera la calificación de industrial. 'Es totalmente injusto' y 'el perjuicio que nos está causando es gravísimo', son otras de las afirmaciones que aparecen en la alegación, que fue desestimada por el Ayuntamiento. Según el texto, el valor del solar y de su construcción es de cerca de 118 millones de pesetas, aunque la última revisión catastral lo cifró en cerca de 125 millones. Los propietarios señalaron en su día que la recalificación a urbanizable iba a suponer la pérdida del 70% del valor del solar.

Otro de los argumentos fue que el solar 'está perfectamente equipado para poder alquilarlo o venderlo para el uso de almacén, para cualquier supermercado, discoteca, centros de actividades lúdicas, etc'. Sin embargo, la industria se encuentra, al menos aparentemente, abandonada. Esta alegación no fue estimada y, para el grupo socialista resulta 'extraño' que si tan perjudicial era la recalificación, la familia no interpusiera un recurso contencioso-administrativo, tal como hizo en un caso similar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2001