Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:RAÚL CERMEÑO | Director de la Escuela Europea de Negocios

'Aspiramos a formar profesionales que sepan afrontar los cambios'

Los contenidos relacionados con las nuevas tecnologías y con las habilidades personales centran los programas en la Escuela Europea de Negocios

En la Escuela Europea de Negocios apuestan por las nuevas tecnologías y aspiran a crear profesionales de total confianza, con la madurez suficiente para afrontar cambios de una manera natural, sin traumas. Junto a las habilidades profesionales, según constatan desde la escuela, cada día se tienen más en cuenta las personales, que aportan valor añadido a cada trabajador, haciéndole más necesario en la empresa. MBA dirección y administración de empresas, e-business, Últimas tecnologías, recursos humanos, gestión integral del medio ambiente y periodismo digital son algunos de sus programas.

Pregunta. ¿Qué caracteriza a la Escuela Europea de Negocios?

Respuesta. En 14 años que llevamos de vida, siempre hemos procurado ofrecer a los alumnos un nivel técnico de enseñanza muy alto, potenciando al máximo lo que llamamos herramientas de liderazgo personal y profesional, que incluyen tanto conocimientos de finanzas y marketing como, por ejemplo, saber hablar en público. Para ello empleamos varios métodos, entre los cuales destacan las prácticas en empresas de primera línea, y la realización de actividades al aire libre, que sirven para potenciar la seguridad personal y aprender a trabajar en equipo. Nuestra misión es formar profesionales altamente cualificados que sepan moverse en un entorno cambiante, que sean fieles a sus principios y bien integrados con los principios y valores de las organizaciones en las que trabajen. Hoy día no son suficientes la carrera universitaria y los conocimientos técnicos; además, hay que saber aprovechar las cualidades personales dentro de la empresa. Una buena manera de aprender son las equivocaciones; en este sentido, en la escuela dotamos de herramientas al alumno y le dejamos hacer, le dejamos descubrir y que se equivoque; es decir, que estamos con ellos, pero no les llevamos de la mano, ya que pensamos que han de espabilarse solos.

P. ¿A quién dirigen sus cursos?

R. Los programas de la escuela van dirigidos a aquellas personas que precisan perfeccionar sus conocimientos técnicos, ya sean marketing, finanzas, o cualquier área del mundo de la empresa. Contamos con tres versiones para cada master: executive, que va dirigida a profesionales con al menos tres años de experiencia y se desarrolla los fines de semana; posgrado, dirigida a titulados con poca o nula experiencia laboral, que requiere dedicación exclusiva y en la que se acerca a los alumnos a situaciones reales de la empresa, e internacional, para alumnos de posgrado y que incluye un periodo de cinco meses de prácticas en el extranjero una vez finalizado el master. Ofrecemos clases de inglés e incluso tenemos proyecto de ofrecer parte de nuestros cursos en este idioma, con profesores nativos, para el próximo año. En el caso de los executive, perseguimos el desarrollo de sus capacidades para que puedan dar un salto en sus carreras, y en el de los posgrado, prepararles para que tengan éxito en su primer trabajo. El éxito en nuestra filosofía significa conseguir lo que se desea.

P. ¿Hay algún proceso de selección?

R. Sí, porque nuestros cursos se limitan a 25 alumnos. Se exige un título universitario. Además, un experto en recursos humanos realiza una prueba-entrevista a cada aspirante, en la que se miden las potencialidades personales y profesionales y no tanto los conocimientos. Intentamos que el alumno sea capaz de buscarse la vida, para lo cual intentamos potenciarle sus habilidades, que supondrán su valor añadido.

P. ¿Cuáles destacaría de todos los programas?

R. El más demandado es el MBA dirección y administración de empresas, pero el e-business, que prácticamente es como un MBA de nuevas tecnologías, también tiene mucho éxito, como el de recursos humanos y gestión integral del medio ambiente. Más que destacar algún programa frente a otro, querría dejar claro que cada uno atiende a una especialidad y, por tanto, no compiten. Algo común a todos son las prácticas, que en muchos casos suponen fichajes y contratos en la empresa. Por otro lado, destaca la calidad personal y profesional del profesorado: 75 personas. con una sólida y amplia experiencia.

P. ¿Qué objetivo persigue el master de medio ambiente?

R. Medio ambiente y nuevas tecnologías son probablemente los dos sectores que más profesionales van a demandar en el futuro. En este master pretendemos, por un lado, aportar una visión integradora del medio, preparando así a los alumnos en todos los aspectos; es decir, de gestión y técnicos, y, por otro lado, que los alumnos encuentren trabajo. En cuanto al acceso a este curso, se puede ser licenciado en cualquier rama, pero también se puede aportar experiencia profesional en el sector, sin necesidad de licenciatura.

P. ¿Con qué instituciones internacionales tienen relación?

R. Hace más de 10 años que la escuela está integrada en programas de formación conjunta con el Rochester Institute of Technology, de Nueva York, en Estados Unidos, y con Hogeschool Zeeland PS University, de Holanda, así como con universidades británicas como Bradford o Wales. Rochester, por ejemplo, está reconocida como líder en sus carreras en las ramas de ciencia y tecnología, y cuenta con un departamento de coordinación educativa, cuya misión es introducir al alumno en la industria y la empresa, lo que, entre otras cosas, ofrece oportunidades para encontrar trabajo en el ámbito internacional. En cuanto a la universidad holandesa, concede mucha importancia a la internacionalización; es decir, a la formación orientada a este mercado global. También, y entre otras cosas, convalida e intercambia expedientes entre universidades de la Unión Europea.

P. ¿Qué hace falta para encontrar trabajo?

R. Además de conocimientos, hoy día es muy importante ser comunicativo, tener iniciativa, saber hacer gestiones, ser creativos y ser emprendedores; pero, además, conviene aportar algún valor añadido, tal como dominio de idiomas, de informática, saber desenvolverse en un entorno que no sea completamente amable; en definitiva, un conjunto de cosas, sin dejar de lado el estar en una red, tener contactos, saber las necesidades que existen y estar preparado para cualquier cosa. Este conjunto de cualidades, más la seguridad necesaria para manejarlas, prácticamente garantiza el éxito: hacer las cosas de forma correcta y hacer las cosas correctas, siempre integrando la faceta personal con la profesional, algo que desde la escuela tratamos de enseñar.

P. ¿Cómo se puede afrontar el futuro?

R. En la escuela pretendemos crear profesionales que tengan presente la necesidad de perder el miedo ante el trabajo. También habrá que tener en cuenta que las tendencias van hacia un mayor desarrollo del mercado global; ahí habrá que dominar las nuevas tecnologías, que serán, como de hecho ya ocurre, las que lideren los proyectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de febrero de 2001