Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 90% de los detenidos por hurtos o tirones quedan libres

Las estadísticas policiales que se han venido realizando de manera exhaustiva desde el pasado mes de julio en Barcelona, cuando se advirtió un incremento de los problemas de inseguridad en Ciutat Vella y con ello las quejas de los ciudadanos, han puesto de manifiesto que una mayor eficacia policial no comporta necesariamente los efectos deseados y que la influencia de la llamada delincuencia menor -la de los hurtos, tirones y robos con fuerza- no desciende. Es más, la curva es ascendente: los tirones en Ciutat Vella se han incrementado en un 36% en el periodo de un año, mientras que bajan en el resto de la ciudad.

El aumento de los arrestos de ese tipo de delincuentes creció el 40% en los últimos meses de 2000 y en enero de este año, precisamente a raíz del incremento de las patrullas por las calles del casco antiguo de la ciudad. Pero ese aumento de la efectividad policial se estrella con el marco legislativo actual, y la gran mayoría de los detenidos que pasan a disposición judicial salen de las dependencias de los juzgados al cabo de unas horas.

La delegada del Gobierno, Julia García-Valdecasas, dio cifras concretas: de 590 detenidos en el mes de enero sólo el 10% ingresó en prisión de forma preventiva y los que lo hicieron, además, fue por otras causas que tenían pendientes o por órdenes de busca y captura. 'Está claro que el marco legislativo no tiene medidas para atajar ese fenómeno', afirmó la delegada del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001