Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos salvan el último escollo y pactan limitar el gasto electoral

Los seis partidos parlamentarios catalanes han llegado finalmente a un acuerdo y suscribirán públicamente un documento para limitar los gastos electorales y dar mayor transparencia a sus cuentas. El documento estuvo a punto de presentarse a finales del año pasado, pero las conversaciones se encallaron en el último momento y no se han desbloqueado hasta ahora. Si no surgen nuevas complicaciones, la firma formal se llevará a cabo el día 26.

El Partido Popular (PP) planteó en su día una objeción técnicas al punto del acuerdo que comprometía a los partidos a suprimir la publicidad en los medios de comunicación durante la precampaña. Los conservadores argumentaron que era técnicamente imposible, por ejemplo, que las emisoras de radio de ámbito nacional silenciaran en Cataluña los anuncios de contenido político encargados por partidos de ámbito nacional durante las precampañas.

Al final, esta observación ha sido asumida por el resto de las formaciones, lo que ha permitido desbloquear la situación. El consenso, no obstante, ha tenido el coste de hacer menos concreto el compromiso para eliminar las precampañas. A diferencia de anteriores borradores del documento, en los que los partidos acordaban suprimir las precampañas, la última versión incluye sólo una declaración de intenciones.

El objetivo de reducir el gasto electoral tampoco se concreta tajantemente y se deja para el futuro: 'Dentro de los cinco días siguientes a la publicación de la convocatoria de unas elecciones debe constituirse un grupo de trabajo formado por representantes de los partidos políticos presentes en el Parlament, que debe acordar las medidas para limitar el gasto electoral', consta en el primer punto del acuerdo.

Sindicatura de Cuentas

El documento que firmarán todos los partidos concede una gran importancia al papel de la Sindicatura de Cuentas, el organismo fiscalizador de la Generalitat, que no obstante atraviesa una grave crisis por falta de medios. Esta entidad ha reclamado insistentemente al Parlament que la dote de más medios para poder entregar sus informes con más celeridad. En ocasiones, la sindicatura ha entregado informes a la Cámara con más de 500 días de retraso sobre el plazo fijado por ley.

Los partidos admiten este problema en el texto que van a suscribir, pero no instan a establecer medidas concretas. Simplemente, se afirma que 'deben habilitarse los medios necesarios a la Sindicatura de Cuentas para realizar su función'.

El acuerdo obligará a los partidos a presentar sus cuentas anuales a la sindicatura y facultará a esta institución para realizar las 'verificaciones externas' que crea conveniente sobre el coste del gasto declarado. Otra medida que prevé el acuerdo es establecer deducciones en el tramo autonómico del IRPF para las cuotas que los militantes pagan a los partidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001