Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOXICOMANÍAS | EL OBSERVATORIO VALENCIANO CREADO EN 1999 ESTÁ INACTIVO

La auditoría del plan de drogodependencias revela que no hay indicadores para medir su eficacia

La auditoría de la Sindicatura de Comptes evalúa de manera crítica la gestión realizada en el Programa de Drogodependencias que dependía directamente de Presidencia del Consell hasta este año, en que mediante los presupuestos de la Generalitat para 2001 se trasladó la dependencia administrativa a la Consejería de Bienestar Social. El informe desvela que uno de los principales instrumentos para conocer la realidad del problema de las drogodependencias en la Comunidad Valenciana, la Fundación Observatorio Valenciano de Drogodependencias, no ejecutó su presupuesto. Esta fundación, que se presentó públicamente en el Palau de la Música de Valencia, sólo ha sido inscrita sin ejecutarse su presupuesto, cuya partida ya no fue incluida en las cuentas de la Generalitat de 2000 y 2001. La Sindicatura revela también que en el último ejercicio analizado no se desarrolló el convenio con la Diputación de Valencia para 'la financiación de una unidad de desintoxicación hospitalaria rápida'.

En la auditoría de la Sindicatura de Comptes se exponen las deficiencias de gestión en la concesión de subvenciones, de las que no existe un seguimiento y una evaluación, la complejidad y falta de claridad de los procesos para concederlas, así como la baja tasa de ocupación de las dos unidades de deshabituación residencial propiedad de la Generalitat. Mención especial merece la contratación del programa denominado Órdago destinado a concienciar a los alumnos de primero a cuarto de ESO sobre el problema de las drogodependencia. El concurso se adjudicó por vía de urgencia y sin publicidad para aplicarse en el curso escolar 98/99 pero los materiales se recibieron cuando el curso ya había acabado. La diputada socialista Nuria Espí denunció ayer que estos materiales sólo se han remitido a profesores, pero no han llegado a los alumnos. Una afirmación que entra en contradicción con lo afirmado ayer por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que defendió su gestión en esta materia y dijo que 3.300 alumnos de 37 colegios se habían beneficiado del programa Órdago.

Por su parte, el director general de Drogodependencias, Bartolomé Pérez, defendió ayer su gestión y aseguró que la Comunidad es la que más plazas de atención a drogodependientes tiene de toda España, informa Pablo Albaladejo. Pérez dijo que el programa de dispensación de metadona de de Alicante carece de listas de espera desde 1998.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de febrero de 2001