Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el supuesto asesino de la niña británica Sarah Payne

La policía británica acusó ayer a Roy Whiting, un varón de 42 años, del asesinato de Sarah Payne, la niña de ocho años secuestrada y estrangulada en julio pasado cuando jugaba con sus hermanos junto a un sembrado al sur de Inglaterra. La muerte de la pequeña llevó al diario sensacionalista The News of the World a publicar las fotografías, nombres y dirección de pederastas convictos o incluidos en los archivos policiales del Reino Unido. Dicha denuncia provocó las iras ciudadanas y más de un error de identificación. Varias personas inocentes se vieron obligadas a huir de sus casas por temor a ser linchadas.

Roy Whiting había sido arrestado en dos ocasiones anteriores por los mismos agentes que llevaban siete meses buscando al culpable de uno de los crímenes que más han conmovido a la sociedad británica en los últimos tiempos. En ambas ocasiones fue puesto en libertad por falta de pruebas. Después de haber hallado restos de una cortina estampada que pudo haber sido usada para llevarse a la niña, las pruebas de ADN efectuadas por la policía han confirmado que Whiting la secuestró y asfixió a pocos kilómetros del prado donde pasaba la tarde con su familia. Roy Whiting comparecerá hoy ante los jueces para ser acusado formalmente del asesinato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de febrero de 2001