Enfriamiento rápido

La rebaja de los tipos de interés en Estados Unidos no tranquiliza a los inversores

La reducción de los tipos de interés en medio punto por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos ha tranquilizado a los mercados de valores al cumplir las expectativas de los inversores al pie de la letra, pero también ha confirmado que la economía estadounidense se enfría a toda velocidad.

Para los analistas se abre ahora una fase de incertidumbre en la que únicamente se puede esperar, ya que el plazo para ver el efecto de los ajustes de los tipos de interés sobre la economía se estima en seis meses, posiblemente tres o cuatro ahora que las cosas van más deprisa, un margen muy amplio a lo largo del cual se irán conociendo nuevos datos que, en principio, deben mostrar ese crecimiento próximo a cero de la economía estadounidense a que se refería hace poco Alan Greenspan.

Más información
Nuevas páginas de mercados en 'Negocios'

Frente al recorte de tipos de la Reserva Federal, el BCE decidió mantener los suyos el pasado jueves al considerar que la inflación se mantiene relativamente controlada y que la cotización del euro y el precio del petróleo permiten suponer que seguirá en parecidos términos a los próximos meses.

A los inversores no les queda más solución que la espera, aunque los movimientos corporativos y la evolución de cada una de las grandes empresas en su parcela de negocio también darán algunas pistas para las actuaciones más a corto plazo.

En ese sentido, el comportamiento del mercado español en la jornada de cierre fue bastante significativo. Los inversores sometieron a los grandes valores a un severo castigo, pero a cada uno de ellos por circunstancias particulares. El BSCH caía el 3,17% debido a un problema con algunos depósitos en el banco recientemente adquirido en Brasil y arrastró en su caída al BBVA, que cedió el 2,85%. Telefónica bajaba el 3,18% y Terra Lycos un 6,65%, en este caso por el malestar que ha creado entre los inversores la retirada del concurso de telefonía móvil UMTS de Francia, hecho que se ha interpretado como un problema de liquidez. Endesa e Iberdrola confirmaron que su fusión no gusta en el mercado con sendas caídas del 1,23% y del 1,34%. Los inversores consideran que no se ha explicado claramente una fusión que, en algunos aspectos, va a suponer la venta de los activos de una de las dos sociedades.

Esos recortes fueron posibles por la inesperada acumulación de beneficios que ha traído el mes de enero y que, en un entorno cada día más negativo, es una constante invitación a la retirada.

En cuanto a la economía española, el Banco de España confirmó que el enfriamiento también ha llegado hasta aquí. El PIB creció en el cuarto trimestre del pasado año a un ritmo del 3,9%, frente al 4,1% del trimestre anterior, lo que supondría quedarse ligeramente por debajo de las previsiones.

Datos como éstos son los que, en términos generales, esperan a los inversores en las próximas semanas y parece que sólo nuevas actuaciones sobre los tipos de interés serían capaces de sujetar al dinero.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS