Reportaje:

Café-teatro para todos

En el céntrico Radio City se inicia hoy un festival de pequeño teatro para animar la vida cultural y nocturna de Valencia

'Santa Teresa resiste'. Lo dijo ayer el actual responsable y propietario del veterano local Radio City de Valencia, Luis Padilla, en la presentación de una novedosa iniciativa: la organización de un festival nacional de pequeño teatro o de café teatro, que arranca hoy con el espectáculo fuera de concurso Donas móviles, interpretado por María Ángeles Morales y Ata Gominelli. Aludía Padilla a la conjunción fortuita de tres espacios que han transformado la céntrica calle de Santa Teresa, en el depauparado barrio de Velluters, en un núcleo de actividades culturales y de ocio.

De algún modo, Radio City, Ca Revolta (que aloja a La esfera azul) y la recién trasladada sede del Instituto Francés de Valencia -en la calle de Moro Zeit, prolongación de Santa Teresa- toman el testigo de lo que fue el vecino barrio de El Carmen en la década de los setenta y principios de los ochenta. Aunque no se puede hablar de una programación regular, entonces era habitual que el noctámbulo pudiese asistir a una función de café-teatro, a un concierto en directo de música -jazz, sobre todo-, a un recital de poesía o una exposición. Pero pronto esa actividad artística y cultural, vinculada en gran medida a la vida bohemia del barrio, se quebró en beneficio de nuevos locales de diseño que sólo servían copas, a excepción de algún caso aislado. Mientras tanto, el centro histórico continuaba con su ritmo creciente de despoblación y derrumbamiento de muchas de sus viviendas.

Radio City también sirve copas. Pero desde unos años ha redoblado su oferta cultural. El último capítulo es el I Festival Nacional de Pequeño Teatro. Más de 70 grupos de toda España se han presentado al certamen que finalmente ha seleccionado 15 espectáculos que se desarrollarán entre el 1 de febrero y el 8 de marzo. Luis Padilla y la actriz y también promotora del certamen Ata Gominelli explicaron ayer que el descubrimiento de un festival de este tipo en Logroño les abrió los ojos para trasladar a Valencia esta fórmula de café-teatro, con un escenario reducido y un número de actores limitado, extendida en grandes urbes como Londres, Nueva York, París, Madrid o Barcelona.

Se han elegido obras de temática diversa, con predominio de los diálogos sarcásticos entre dos actores. Los montajes proceden de Huesca, Jaén, Sevilla, Barcelona, Zaragoza, Madrid (dos), Alcoy, Alzira y Valencia (seis). 'Son gente muy creativa, con talento', apunta Ata. El primer premio asciende a medio millón de pesetas y el segundo está dotado con la mitad. Las actuaciones, que son gratuitas, se realizarán a las 20.30 y a las 22.30, durante los días (martes, miércoles y jueves) en que se desarrolla el festival. El jurado está compuesto por gente del teatro y de la cultura, como Ita Aagaard, Lupe Frigols, Lucas Soler y Ximo Flores.

La respuesta a la convocatoria ha sido un éxito, afirma Padilla, quien subraya la utilidad de Internet en la difusión de este tipo de propuestas, ajenas a los canales institucionales habituales. De hecho, la inicativa no cuenta este año con subvenciones, tan sólo con alguna ayuda de la Cartelera Turia, el Sarc, de la Diputación de Valencia y la marca de cerveza Sanmiguel. También el centro Ca Revolta surgió de una iniciativa privada, en este caso de la asociación Revolta, mientras que el Instituto Francés, depende del Ministerio de Asuntos Exteriores francés.

Economista de formación, Padilla, de 34 años, asegura que 'sin competencia no se crece'; que le parece muy bien que un centro como Ca Revolta, situado justo enfrente de su local, programe cursillos o actividades que, en algunos casos, son semejantes a las propuestas que ofrece a lo largo del año Radio City. Desde que se hizo con las riendas hace unos años, Padilla ha renovado el establecimiento, sobre todo en el último año. Además de ofrecer conciertos, proyecciones de cine, cursillos de tai-chi, de teatro y de danza del vientre, entre otras actividades, pretende que la gran sala de la primera planta sea escenario de exposiciones fotográficas.

Radio City lleva 20 años en el candelero. La antigua fama de su Agua de Valencia ha dado paso ahora a un animado público 'variopinto' y multicolor, en el que se mezclan desde el 'joven más moderno' hasta el más conservador, añade Padilla. La música es un ejemplo del proyecto 'multidisciplinar'. Padilla insiste en que el local, que cuenta con casi 500 metros cuadrados, tiene muchas posibilidades e invita a que la gente plantee sus proyectos en el establecimiento.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción