Alejandro V. García gana en Málaga el Premio Enrique Llovet de Teatro

El prestigio del Premio Enrique Llovet no sólo viene dado por la importancia de la recompensa -dos millones y medio de pesetas, la publicación de la obra y hasta tres millones para ayudar a su puesta en escena-, sino por su elenco de premiados. Entre los ganadores de anteriores figuran Miguel Romero Esteo o José Antonio Garriga Vela.

En esta ocasión, el jurado, compuesto por Ramón López, Antonio Navajas, Óscar Romero, Juan Hurtado y Montserrat Reyes, acordó por unanimidad la concesión del premio a la obra Ensoniñada y los cinco, de Alejandro V. García, y sendas menciones especiales a las piezas A oscuras, de Unai Urrabastabaso y Don Juan cazando instantes, de Antonio Rodríguez Menéndez.

Personajes atípicos

Ensoniñada y los cinco le permite a Alejandro V. García bucear en un mundo que aparece reiteradamente en su obra periodística y literaria: el de los personajes atípicos; los que son desplazados por la sociedad en virtud de una forma de ver el mundo que se sale de lo habitual o de una presunta inutilidad social. En este caso, narra 'un viaje sin destino, emprendido por personajes fantasmagóricos', según el autor.

Lo protagoniza un grupo de jubilados que participa en un viaje programado. 'Encontré un filón en los viajes de ancianos', narra el escritor. 'Un día vi a un grupo esperando un autobús que los llevaba a la Catedral. Observaba esos corros con una expresión ni mucho menos de felicidad, sino de ausencia, y pensé que esos viajes interminables a lugares más bien propios del verano, con unas condiciones climáticas insoportables, incluso para menores de 65 años, podían ser un plan de las administraciones para erradicar a esta gente'.

Alejandro V. García asegura que no busca la crítica social: 'ni siquiera he decidido el género de la obra. Lo que pasa es que el estilo de los escritores es fundamental, y yo he sido fiel a una serie de pequeñas obsesiones que me permiten crear un estilo que mezcla ternura y cinismo, lirismo y sarcasmo'. Sus dos obras anteriores, A nadie dijo su historia ni el barco de su memoria, y El huevo de los mártires, recibieron respectivamente los premios García Lorca y José Martín Recuerda de teatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de enero de 2001.