Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA asesina en San Sebastián a un cocinero empleado en Defensa

En el atentado contra el cocinero Ramón Díaz, la banda armada multiplicó por cuatro la carga explosiva que coloca habitualmente en sus bombas lapa. El cuerpo del trabajador de la Comandancia de Marina en San Sebastián salió despedido por el techo de su vehículo debido a la potencia de la explosión y quedó tendido en la calzada. La víctima era militante de CC OO y había solicitado a Defensa, asesorado por su sindicato, un plus mensual de 12.000 pesetas por peligrosidad.

Los atentados de ETA en lo que va de año habían resultado fallidos hasta ayer. De las 12 bombas lapa colocadas por la banda desde que volvió a matar, sólo cuatro funcionaron.

ETA ha cometido 50 atentados en los últimos 370 días, con el resultado de 24 muertos. Los terroristas han guardado un siniestro equilibrio en el uso de instrumentos para matar: 13 coches bomba, 12 bombas lapa, 12 ataques con pistola y 13 paquetes bomba.

La policía atribuye el crimen al comando Donosti, integrado por terroristas no fichados por la policía. Es el quinto atentado mortal de este comando desde la ruptura del alto el fuego, sin que ninguno de sus miembros haya podido ser detenido. El lehendakari, Juan José Ibarretxe, expresó ayer su impotencia ante los atentados: 'El gran éxito de ETA no es asesinar, sino dividir a los que no pensamos como ellos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2001

Más información

  • Una bomba lapa con cuatro kilos de dinamita destroza a Ramón Díaz