Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo rechaza extender la jubilación anticipada

El Gobierno y los sindicatos se toparon ayer con su principal punto de discrepancia en la negociación de la renovación del Pacto de Toledo. El Ministerio de Trabajo rechazó ampliar el derecho a la jubilación anticipada, tal y como piden las centrales. UGT y CC OO solicitan que se pueda jubilar todo trabajador mayor de 60 años que haya cotizado a la Seguridad Social más de 35 años. En la actualidad, este derecho está limitado a quienes empezaron a cotizar antes de enero de 1967, aunque a los menores de 65 años se les aplica una penalización en la pensión que perciben.

'En estos momentos no compartimos la extensión generalizada del derecho a la jubilación anticipada', aclaró el secretario de Estado para la Seguridad Social, Gerardo Camps. Estas declaraciones las realizó después de una reunión de la mesa tripartita sobre pensiones, junto con los representantes de los sindicatos y la patronal. El secretario de Estado sí aceptó discutir la protección por desempleo, una propuesta que realizaron ayer los sindicatos. El Gobierno tendrá ahora que decidir cuál es el foro más adecuado para tratarla: la mesa de pensiones u otro ámbito de negociación.

Tanto el Ejecutivo como la patronal y los sindicatos se mostraron esperanzados en alcanzar un acuerdo lo antes posible. Para ello, han fijado un calendario de reuniones semanales en febrero y las tres partes esperan que el 'final feliz', en palabras de Camps, no se demore mucho más allá.

Además de la jubilación anticipada, los sindicatos destacaron el problema de los trabajadores que pierden su empleo entre los 45 y 60 años y ven así disminuida su pensión. Para las centrales sindicales, es 'el principal problema del sistema de Seguridad Social' y condicionan el acuerdo de la mesa a su resolución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2001