Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PETER BUSSE | DIRECTOR DE ESCENA

'Hay que equilibrar, no existe la comedia sin tragedia'

Peter Busse, nacido en Berlín y con nacionalidad suiza, es un director de escena muy peculiar. Su formación como bailarín y coreógrafo unida a su experiencia como fundador y director artístico de varios ballets, influyen en su concepción del movimiento escénico otorgándole la sencillez que, sólo en apariencia, poseen los buenos bailarines. Busse, que no trabajaba en España desde los años sesenta, firma la dirección de escena de El caballero de la rosa, la ópera de Strauss que ofrecerá el teatro de la Maestanza de Sevilla el próximo día 31, así como el 2, 4 y 6 de febrero. El director, formado junto a Marguerite Wallmann y colaborador de Von Karajan, es responsable desde 1979 del Festival Interlaken para la Música, el Teatro y el Ballet.

Pregunta. Usted ya ha dirigido cinco producciones de El caballero de la rosa, ¿qué tiene de nuevo esta versión?

Respuesta. La vuelta al clasicismo. Ésta es la ópera que he dirigido en más ocasiones, así que en esta producción del Capitole de Toulouse nos planteamos recuperar el ambiente de su estreno, que fue en Dresde en 1911. El público verá una escenografía enorme, majestuosa y construida de forma tradicional.

P. La obra es una comedia de enredo, con muchas entradas y salidas, ¿es difícil hacer que los cantantes interpreten?

R. Hay medio centenar de personas en escena, entre cantantes y figurantes; pero los movimientos están tan claros gracias a la música, que el trabajo me está resultando fácil. Lo que yo les he transmitido es que descubran la tragedia que se esconde debajo de esa comedia. Hay que equilibrar, no existe la comedia sin tragedia.

P. Usted ha alejado su puesta en escena de la crítica de una aristocracia decadente, enfoque del que han partido muchos de sus colegas...

R. Lo que intento es destacar el componente humano de la historia, la fuerza del sentimiento y del amor. Creo que el corazón es muy importante, sin embargo nos pasamos la vida escapando del corazón. Tenemos miedo.

P. El papel del caballero de la Rosa lo interpreta una mujer, la mezzosoprano Carmen Oprisanu, quien en escena tiene que disfrazarse de mujer, ¿es complicado tanto travestismo?

R. Es fácil, porque además de cantantes son actores e interpretan bien. Además, he tenido la suerte de que tanto Carmen Oprisanu como Milagros Poblador, que interpreta Sophie, debutan en estos papeles. Prefiero encontrarme con debutantes, porque así le dan más vida a su personaje. La rutina es la muerte.

P. Sin embargo,usted ya ha trabajado en varias ocasiones con el bajo Günter Missenhardt en el papel de Barón Ochs...

R. Nos conocemos bien y, lejos de un problema, tenerle es bueno porque conoce la ópera a la perfección y puedo colgarle detalles especiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2001