Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ MARÍA CRUZ | CARDIÓLOGO

'El corazón de las personas que son felices vive más y mejor'

De niño quería ser matemático y, más tarde, arquitecto. Pero 'era negado para el dibujo', dice, y terminó siendo cardiólogo, que es lo que hoy le apasiona. José María Cruz Fernández (Tánger, 1945) es el jefe del Servicio de Cardiología del hospital Macarena de Sevilla y, desde hace un año, preside la Sociedad Española de esta especialidad. Hombre de apariencia tranquila, debe su talante conciliador, asegura, al hecho de haber vivido en Tánger; según él, esta ciudad le enseñó a hacer amigos. 'Lo que cuenta son las personas', explica. 'La etnia y la religión no son tan importantes. Yo tengo amistades repartidas por todo el mundo'.

Pregunta. ¿Todos los corazones son iguales?

Respuesta. Sí y no. Sin duda no es el color de la piel, ni su forma, lo que determina el valor de un corazón. La actividad física y la psíquica tienen mucho que ver con la calidad y la salud de éste. Está demostrado que aquellas personas que llevan una vida sana, tanto física, como psíquicamente, tienen un corazón que vive más y mejor y son más felices.

P. ¿Y cómo se consigue un corazón sano?

R. Con sentido común. Comiendo con moderación, evitando las grasas, haciendo ejercicio regularmente -ca-minar una media hora, tres días a la semana, podria ser suficente-; no fumando.... Y, si se ha pasado ya de los 50 años, haciéndose revisiones periódicas.

P. Como a los coches, ¿no?

R. Más o menos. Es sorprendente como la gente es capaz de acudir al gareje con regularidad porque entiende que su coche necesita de vez en cuando revisiones, y, sin embargo, no piensa lo mismo de su cuerpo.

P. Misterios de la vida...

R. De misterios nada; yo diría que es cuestión de cultura... Lo que la gente debe entender es que los problemas cardiovasculares, con sólo vigilar un poquito los hábitos, se evitarían casi todos. Hoy, los conocimientos y los medios técnicos existentes son tan precisos que permiten asegurar que, prácticamente, un problema cardiaco, si se coge a tiempo, puede evitarse, o al menos aliviarse.

P. ¿Cuáles son los últimos adelantos en este campo?

R. Sin duda la resonancia magnética. Se trata, dicho de forma que lo pueda entender todo el mundo, de crear unos campos magnéticos en los que se envuelve al paciente, mediante los cuales se puede observar cualquier organismo en todos sus detalles, así como su comportamiento.

P. Así pues, si se adquieren hábitos de vida saludables y con esa tecnología que usted dice, ¿desaparecerán los enfermos cardiovasculares?

R. No, pero si hacen caso a los médicos vivirán más y mejor. Ah!, y que nadie se olvide del humor. Tener buen humor es el mejor regalo que uno puede hacerle al corazón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2001