Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde anuncia que la ministra de Cultura acepta el museo de Bellas Artes en La Aduana de Málaga

'Estamos aquí para recobrar lo que nos pertenece, para luchar contra los eternos aplazamientos. Para pedir cívicamente, ordenadamente, conjuntamente y también urgentemente lo que es nuestro'. Con estas palabras empezó el manifiesto que leyó el escritor Manuel Alcántara anoche al término de la manifestación, convocada por 52 organizaciones ciudadanas. 'Estamos un poco hartos de oír decir que Málaga es la capital económica de Andalucía: reclamamos el combustible', añadió Alcántara.

No es común que miles de ciudadanos se echen a la calle para reclamar un museo. Tampoco que un alcalde del PP esté en la cabeza de una manifestación que reclama al Gobierno popular que cambie una decisión. Ambas cosas se dieron anoche por el centro de Málaga en un cortejo que recorrió la calle Larios, desde la Plaza de la Constitución, y se dirigió a la actual sede de la Subdelegación del Gobierno. Tanto el Ayuntamiento como la Diputación aprobaron en diciembre por unanimidad mociones de apoyo a esta demostración.

Francisco de la Torre descartó que su gesto de ir en cabeza de la manifestación pueda ser interpretado como un desafío al Gobierno central: 'No veo que haya sido una demostración contra el Gobierno, sino la manifestación de la ilusión de los malagueños para que su patrimonio tenga la mejor ubicación posible. Y el edificio ideal es La Aduana'. El portavoz de los manifestantes también hizo alusión a lo positivo de la acción: 'No estamos aquí en contra de nadie, sino a favor de Málaga. No hay rencores, sino ilusiones. Estamos aquí por amor a Málaga y por amor al arte', afirmó Alcántara.

El alcalde y el presidente del PP de Málaga, Joaquín Ramírez, explicaron ayer si el edificio perteneciera al patrimonio del Ministerio de Cultura esta operación se podría dar por hecha. El miércoles por la mañana ambos se entrevistaron en Madrid con la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, el secretario de Estado, Luis Alberto Cuenca, los directores generales de Bellas Artes y del Libro, Joaquín Puig de la Bellacasa y Fernando Lanzas y el director de gabinete de la ministra, Manuel Barranco. 'La ministra se ha mostrado abierta a reconsiderar este asunto desde el punto de vista técnico y político', afirmó Ramírez. 'La conclusión de la entrevista es que la ministra está abierta a plantear la ubicación del museo de Bellas Artes y Arqueológico en La Aduana', subrayó el alcalde.

Más de 2.000 obra de arte y 14.000 piezas de arqueología llevan más de tres años en un almacén, desde que el 31 de agosto de 1997 se desalojó el museo del Palacio de Buenavista, para iniciar la construcción del Museo Picasso. De la Torre precisó que 'hay lago nuevo, muy importante; Cultura no está en contra de instalar Bellas Artes en el Palacio de La Aduana y la Biblioteca provincial en el convento de La Trinidad'. Este edificio del siglo XVI, que fue primero convento y después cuartel, fue elegido por el primer gobierno del PP para instalar el museo de Bellas Artes. Incluso se había encargado a un arquitecto un anteproyecto para su rehabilitación. Pero de los 250 millones de pesetas previstos en los presupuestos generales del Estado este año para la restauración, el PP retiró en diciembre en el Senado 158 millones.

En este punto, se intensificaron las gestiones que el alcalde y el presidente provincial del PP vienen realizando en los últimos meses. En noviembre, ambos se entrevistaron durante más de una hora con el ministro de Administraciones Públicas, Jesús Posada, quien expresó las dificultades que tiene desalojar de La Aduana la sede de la Subdelegación del Gobierno. Posada expresó dos cautelas: el costo de la operación, valorado en unos mil millones de pesetas, y la necesidad de que 'alguna institución' se lo pidiera. La reunión del miércoles de los dirigentes populares malagueños con la ministra de Cultura abre la puerta a que este ministerio pida a Administraciones Públicas el cambio de uso de La Aduana.

El alcalde se plantea dos alternativas como futura sede de la Subdelegacion del Gobierno. Una es situarla en el convento de San Agustín, que ya no se destinaría a Biblioteca provincial. La segunda, que parece más rápida y viable, es construir un edificio de nueva planta en el muelle de Heredia, que se podría empezar a finales de este año y estar construido a mediados de 2003. Entonces empezaría la rehabilitación de La Aduana, que podría estar lista para albergar al museo de Bellas Artes y Arqueológico a finales de 2005. Esta era anoche la ilusión de los manifestantes, referida por Manuel Alcántara: 'Málaga está a medio hacer y entre todos nosotros la vamos a terminar'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2001

Más información

  • Cuatro mil personas pidieron anoche que la Subdelegación del Gobierno sea una pinacoteca