Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mago de Oz presenta en concierto 'Finisterra', una historia conceptual

La banda 'heavy' madrileña propone recuperar la espiritualidad

La imaginación de Mago de Oz, que funde bases del heavy metal tradicional con raíces celtas, le ha llevado a un hipotético futuro donde el planeta Tierra vive en penosas circunstancias. Finisterra es un disco conceptual en forma de doble compacto, a precio sencillo y con una presentación tan detallista como vistosa. La banda madrileña lo presenta ahora por varias ciudades con una serie de conciertos.

Mago de Oz es un grupo que nació hace más de una década y acaba de editar Finisterra. 'Nos importa entrar en listas más de lo que podáis imaginar los periodistas. Llegar a un público masivo es fundamental para un grupo de nuestras características', dice Txus, batería, compositor y fundador de la banda. 'Por el aspecto físico, una formación heavy ha asustado a mucha gente y ya va siendo hora de que se nos vea de otra manera. Por falta de conocimiento, ha habido quien nos ha querido satanizar, pero en este grupo hay gente con estudios y cultura. Así ocurre en el movimiento heavy-rock actual. Los que son peligrosos son los adictos al Gran Hermano, los fanáticos del fútbol y los skin heads'.

El batería y líder tiene una confianza desmesurada en Finisterra. 'Reto a cualquier persona: si no le gusta un tema como Fiesta pagana, por ejemplo, prometo regalarle el disco. Para nosotros no hay otra cosa que música buena y música mala. Tenemos amistad con otros grupos de rock duro -las envidias y rencillas de otro tiempo eran síntoma de debilidad-, por eso hemos querido invitar a gente que queremos y admiramos, como Sherpa, ex Barón Rojo, y Juan Gallardo, de Ángeles del Infierno, entre otros.También tenemos buena relación con grupos de flamenco, blues y pop'.

Amor desaforado

El guitarrista Frank interviene para dejar patente la pasión musical de Mago de Oz. 'Nuestro amor por la música es desaforado. Tenemos una base heavy pero nos gusta el folk, el rock sinfónico y cuidar la instrumentación. Todos los componentes del grupo coincidimos en nuestra adicción al grupo Rainbow, del gran Ritchie Blackmore. De los setenta nos quedamos con la imaginación y el progresismo de Pink Floyd o Yes; de los ochenta, la idea de la comercialidad, incluso en el pop'.

La historia de Finisterra sobre el futuro de la humanidad es ciertamente sombría. 'Al hombre de hoy le falta detenerse a contemplar la naturaleza, disfrutar de las cosas sencillas, de la comunicación, de la amistad, del amor, de la sinceridad o de la lectura de un buen libro. No importan los megas de tu ordenador ni el coche que tengas. Estamos en peligro de perder nuestra parte de espiritualidad', continúa Txus.

¿Pero es esto compatible con un negocio tan estresante como el de la música? 'Sí, yo me pongo un paracaídas', cuenta muy seguro Txus. 'Está el músico, por una parte. Y, por otra, está la persona a la que le gusta pasear, leer y estar en familia'.

Mago de Oz presentará en concierto Finisterra en Barcelona (día 20), Madrid (días 26 y 27), Bilbao (2 de febrero), Valladolid (día 3), Oviedo (día 9) y Mérida (día 17). 'Y, si todo marcha como hemos pensado, de estos conciertos se editará un disco en directo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de enero de 2001