El empresario de Aspe paga a los ecuatorianos las deudas pendientes

El empresario agrícola afincado en la localidad de Aspe (Vinalopó Mitjà) saldó ayer la deuda que mantenía con sus empleados. El jueves pasado 43 inmigrantes ecuatorianos, que carecen de documentación y se encuentran en situación irregular, denunciaron en las dependencias de la Guardía Civil la situación de en la que estaban trabajando, al comprobar que su patrón no les había pagado en un mes.

El empresario se comprometió el viernes ante el titular del Juzgado de Novelda a pagar los salarios correspondientes por sus tareas de limpieza y envasado de uva de mesa en el almacén de Aspe que regenta. El grupo de 43 inmigrantes, de nacionalidad ecuatoriana y colombiana y con edades comprendidas entre los 19 y 45 años, esperaban cobrar por el trabajo realizado desde las pasadas fiestas de Navidad. La deuda, según indicaron fuentes sindicales, oscilaba entre las 90.000 y 110.000 pesetas por trabajador. Ayer por la mañana los hijos del empresario fueron llamando, de cuatro en cuatro, a los trabajadores para pagarles.

En el almacén agrícola de Aspe se vivieron momentos de tensión, en un principio, cuando corrió el temor que el empresario no les iba a pagar las cantidades acordadas inicialmente. Esta situación provocó incluso una crisis nerviosa a un joven ecuatoriano que tuvo que ser atendido por una ambulancia que le prestó asitencia médica. Dos horas más tarde salieron las primeras trabajadoras con su dinero en la mano y el ambiente se relajó.

Viaje de vuelta

Algunos de estos trabajadores tenían problemas económicos para regresar a Jumilla (Murcia), ciudad en la que residen habitualmente. Una vez cobraron emprendieron el regreso hacía sus hogares y agradecieron a la población de Aspe y a las autoridades muncipales la ayuda prestada. Los vecinos de esta localidad recaudaron voluntariamente medio millón de pesetas a base de colectas extraordinarias que entregaron al colectivo con el objetivo de cubrir sus necesidades básicas. El Ayuntamiento, el jueves por la noche, se encargó de facilitarles alojamiento y comida en las dependencias de una residencia de la tercera edad y en un restaurante, respectivamente. Los inmigrantes regresarán el martes para comparecer en el juzgado de Instrucción número 2 de Novelda que instruye las diligencias abiertas por este caso.

La portavoz del colectivo, Zoila Luz Reascos, reconoció que algunos de estos trabajadores agrícolas habían sido objeto de 'vejaciones y amenazas' durante las últimas semanas. Por su parte, el responsable de Inmigración del sindicato CC OO, Jamal Chaibi, solicitó el viernes a la Subdelegación del Gobierno en Alicante que regularice la situación de 2.900 inmigrantes irregulares en la provincia, que han presentado su solicitud de regularización pero que ha sido rechazada por no cumplir con alguno de los requisitos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de enero de 2001.