La inmigración aporta el 90% del crecimiento de población en la Comunidad Valenciana

La juventud valenciana ha sido el sector más afectado con una reducción de 168.000 personas

'El 90% del crecimiento de la población en la Comunidad Valenciana proviene del aporte directo de la inmigración', sostiene el castedrático Vicente Gozálvez, quien, en base a la última encuesta de fecundidad de la Comunidad, realizada en 1999, y con las últimas estadísticas demográficas de 1991 a 1998, insta a la Administración valenciana 'a tomar cartas en el asunto'.

Las cifras, que avanza en EL PAIS, alertan, que por primera vez la Comunidad Valenciana en su conjunto alcanzó en 1999 un saldo vegetativo negativo, según los datos poblacionales de 1999. Es decir, la tendencia que se había iniciado entre 1992 y 1996 en las provincias de Valencia y Castellón se consolidaba a nivel autonómico, y el conjunto del territorio valenciano registraba por primera vez más defunciones que nacimientos. Así, mientras hace apenas ocho años hubo 5.733 recién nacidos más que fallecidos; en el año 1998 esta diferencia se redujo a 58; y un año más tarde se consiguió un saldo negativo, por primera vez, al producirse 522 fallecimientos más que el saldo total de nacimientos.

Más información

Por provincias, según los datos facilitados por el departamento de Geografía Humana, Castellón ya en 1992 registró un saldo vegetativo negativo con 74 defunciones más que nacimientos; pero desde el año 1996 esa tendencia se acentuó al conseguir la cifra de 473 muertes más que nacimientos, en los años sucesivos se alcanzan cifras superiores a los 400. En Valencia hace ocho años hubo 1.931 nacimientos más que defunciones, pero sin embargo desde el año 1.998 hay más de mil muertes más que recién nacidos,con lo que la tendencia se ha invertido radicalmente. Alicante es la única provincia que mantiene un saldo natural positivo, pero las cifras se reducen cada año. De los 3.876 nacimientos por encima de las defunciones se ha pasado a los 1.055 del año1.999.

Según el profesor Vicente Gozálvez, 'en los últimos tres años el aporte positivo de la provincia de Alicante, sin duda, está relacionado con la fecundidad de los inmigrantes afincados en estas comarcas que por el momento frenan el descenso'.

La encuesta de fecundidad de 1999 revela que en la Comunidad Valenciana el principal argumento esgrimido por las mujeres para no tener hijos es la insuficiencia de recursos económicos, según declara el 22% de las encuestadas. Un 20% argumenta problemas de salud y otro 13% el deseo de trabajar fuera de casa. 'Esto no debería ser una dificultad, si hubiera una red adecuada de guarderías públicas y gratuitas, se incentivara económicamente los nacimientos y las madres pudieran disponer de su salario íntegro durante los meses en los que están de baja por maternidad', reflexiona el catedrático de Geografía Humana, Vicente Gozálvez. Gozálvez recuerda, además, que en todas las estadísticas internacionales, España figura a la cola de los 15 países de la Unión Europa en protección social a las familias y a los niños.

Por otra parte, la inmigración, tanto la interior (de personas de otras comunidades autónomas que se trasladan aquí) como la exterior(de otros países), está teniendo una incidencia directa sobre la evolución de la población valenciana durante los últimos años. Según el estudio, en 1992 había 50.210 extranjeros, según cifras oficiales, en el conjunto de la Comunidad. Mientras que en 1999 hubo 80.594, cifra que se incrementará notablemente una vez resuelto el proceso de regularización. Alicante es la provincia que tiene un mayor número de residentes extranjeros con casi 52.000, Valencia 19.942 y Castellón 8.757. 'No obstante, debemos detenernos en analizar el tipo de inmigración que llega', alerta Gozálvez, que precisa: 'normalmente vienen inmigrantes mayores de edad, que se asientan en el litoral y que refuerzan el proceso de envejecimiento de la población'.

'Entramos en el siglo XXI con un crecimiento natural negativo, y el descenso de la fecundidad debe preocuparnos porque en estos momentos si la Comunidad Valenciana aumenta en población es por el aporte exterior de la inmigración', advierte Vicente Gozálvez, que está considerado como uno de los máximos referentes a nivel nacional en este tipo de estudios demográficos.

Envejecimiento

Así, el descenso de la natalidad, si se traslada a la pirámide de población de la Comunidad Valenciana, revela que ésta perdió entre 1981-1991 un total de 185.000 niños menores de diez años; aunque creció en 27.000 jóvenes de edades entre los 10 y los 19 años. Sin embargo, entre 1991 y 1998 se ha producido un descenso de 53.000 niños y de 114.000 jóvenes. Con lo que en ocho años la población se ha reducido en 168.000 personas jóvenes en el ámbito de la Comunidad Valenciana.

Gozálvez destaca que este tipo de crecimiento 'se acumula entre los viejos y adultos'. Por el contrario el grupo de mayores de 65 años aumenta en 119.000 personas, y en 136.000 los adultos jóvenes. Así en el único sector que desciende la población es en el de los más jóvenes. 'La población de edad activa valenciana ha aumentado, lo que en situación de empleo puede ser positivo económicamente, pero es una situación momentánea y coyuntural, dada la fuerte reducción del número de jóvenes a causa del descenso de la natalidad', explica.

El envejecimiento de la población valenciana se nota fundamentalmente si analizamos la proporción de viejos, es decir personas mayores de 65 años. En 1998, y por provincias, en Alicante la población mayor representa el 15,5% del total; en Valencia, el 15,7% y en Castellón el 17,7%. Pero también es significativo que la tasa de vejez entre el 1991 y 1998 haya aumentado en 2,6 puntos en Alicante, 2,4 en Valencia y 1,9 en Castellón. Estos datos indican porcentualmente como en los últimos diez años ha aumentado muy notablemente la población en este sector.

Alicante es la única provincia que mantiene un crecimiento mayor de toda la Comunidad Valenciana. De los 166.000 habitantes que aumenta la población en la Comunidad Valencia en ese mismo periodo, 96.000 fueron de Alicante, (un 7,4% de crecimiento acumulado); 55.000 de Valencia (2,6%), y 15.000 de Castellón (3,4%). El profesor considera que 'sería deseable que se introdujeran medidas correctoras de esta situación'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de enero de 2001.