Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos concejales granadinos median en la huelga del servicio de basuras

Durante la mañana los empleados de la limpieza se manifestaron por el centro de Granada y se concentraron como en días anteriores ante el Consistorio.

Ambas partes acudieron a la negociación con posturas abiertamente enfrentadas. El comité de empresa, mayoritariamente formado por sindicalistas de UGT, exigió una vez más un incremento salarial equivalente al 7% además de otra subida de 20.000 pesetas para los encargados de la limpieza, así como la reducción de la jornada laboral a 35 horas y la ampliación de la plantilla en 120 puestos. Por el contrario, la empresa ofreció a lo sumo una subida del sueldo equivalente al coste de la vida (un 2%) más un 0.5% adicional.

Además se comprometió a no modificar la estructura de pla ntilla una vez que se pongan en servicio los nuevos sistemas de recogida de basura de carga lateral, una petición también planteada por los representantes de los trabajadores. La empresa cuantificó las reivindicaciones de los sindicatos en unos 1.130 millones de pesetas anuales, lo que equivaldría a incrementar los costes del servicio en un 52%.

A pesar de que la negociación comenzó en medio de cierto optimismo, una hora después, hacia las 19.00 horas de ayer, fue interrumpida ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo. Los trabajadores exigieron la mediación en el conflicto del Ayuntamiento de Granada, dos de cuyos concejales, el de Medio Ambiente y el de Economía, Baltasar Garzón (IU) y José Antonio Aparicio (PSOE), aceptaron intervenir en el conflicto. La reunión se reanudó poco después.

Mientras continuaban las negociaciones, alrededor de 800 toneladas de desperdicios se acumulaban ya en las calles de Granada. Durante la madrugada de ayer se reprodujeron los incidentes de un día antes cuando los operarios impidieron a varios empleados de Inagra, que habían decidido no secundar el paro indefinido, salir a bordo de sus vehículos desde las instalaciones de la empresa. Por el contrario, la concesionaria de la recogida de basuras, confirmó ayer que los trabajadores cumplieron sin problemas los servicios mínimos establecidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 2001

Más información

  • Unas 800 toneladas de desperdicios se acumulan en las calles