Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE de Granada expulsa a sus cuatro ediles de Almuñécar

La Ejecutiva del PSOE de Granada acordó ayer proponer la expulsión de los cuatro concejales de Almuñécar que, cumpliendo un pacto firmado tras las pasadas elecciones municipales, entregaron el martes la alcaldía al Partido Popular. Antonio Martínez Caler, secretario de Organización, emplazó al PP a actuar con el mismo rigor que los socialistas y recordó que Juan Carlos Benavides, que encabezó la lista más votada, la del PA, y que ahora reclama la alcaldía para sí, ha pasado desde 1983 por cinco formaciones políticas distintas.

La propuesta de expulsión será elevada a los órganos directivos del PSOE que la resolverán en mes y medio. No obstante, los socialistas granadinos ya dieron ayer por perdida la representación en el Ayuntamiento de Almuñécar. 'Los socialistas nos quedamos sin representación en el Ayuntamiento, pero en Almuñécar existe una agrupación local fuerte y unos votantes nucleados ante un proyecto de progreso', dijo.

Martínez Caler señaló que allá donde los socialistas presentan una candidatura defienden 'la idea de formar proyectos de progreso muy diferenciados de los de la derecha. Con esta actuación demostramos ser coherentes, pues no podemos legitimar pactos que no tienen sentido desde el punto de vista político'.

El secretario de Organización retó al PP a actuar del mismo modo. 'Al PP nadie hasta ahora le ha pedido coherencia. Suponemos que sus votantes deben estar defraudados porque esa no es la manera de gobernar que pensaron', dijo. Respecto a Juan Carlos Benavides, que encabezó la lista más votada, la del PA, Martínez Carler manifestó que es la persona menos indicada para lanzar acusaciones de transfuguismo ya que, desde 1983, en que se presentó al Ayuntamiento por las listas del PSOE, ha militado en otras cuatro formaciones políticas, desde el Colectivo Pablo Iglesias al PASOC. 'Benavides recoge los frutos que ha sembrado', dijo.

Incidente personal

De otro lado, la Ejecutiva consideró como un incidente personal, sin consecuencias internas, la presunta agresión que sufrió en La Peza el dirigente del PP Antonio Manuel López González, a manos del ex alcalde y actual concejal socialista Manuel Maíquez Rodríguez. El incidente, según informa Efe, se produjo el pasado domingo cuando en las inmediaciones de la gasolinera del pueblo, y tras un breve intercambio de palabras, el edil socialista le propinó varios varetazos al dirigente del PP. Uno de ellos le dio en la mano y le produjo la rotura del reloj y otro en la mejilla.

La agresión ocurrió delante de diferentes testigos. Los propios vecinos fueron los que intervinieron para apaciguar al agresor. El dirigente del PP, que ha denunciado lo ocurrido ante la Guardia Civil, fue atendido de diversas contusiones en el centro médico de Purullena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 2001