Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva Ley de Extranjería entrará en vigor el 23 de enero

El Gobierno tiene prisa

El Gobierno tiene prisa en aprovechar las fiestas navideñas para zanjar su polémica reforma de la ley de Extranjería. La norma apareció publicada el sábado en el Boletín Oficial del Estado, pero entrará en vigor un mes después, el 23 de enero. A partir de esa fecha, los inmigrantes cuya solicitud de regularización haya sido rechazada podrán ser expulsados de España.Estos extranjeros están recibiendo cartas en las que se les advierte: "Deberá abandonar el territorio español, a cuyo efecto se le concede un plazo de quince días, a contar del siguiente al de la notificación de esta resolución". Con la ley aún vigente, aquéllos que no abandonen España en el plazo ordenado serán sancionados con una multa. Pero dentro de un mes, cuando la reforma entre en vigor, podrán ser expulsados. El texto publicado el sábado en el BOE establece que encontrarse irregularmente en el país, por carecer de permiso o tenerlo caducado por más de tres meses o trabajar sin autorización, es causa suficiente para ser expulsado.

La ejecución de este aspecto de la norma plantea numerosas incógnitas, puesto que gran parte de los inmigrantes no están localizados y la expulsión de los subsaharianos es de momento imposible, puesto que sus países de origen no los reconocen como ciudadanos. El Gobierno no ha revelado aún cómo piensa solucionar el problema. El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, declaró a Europa Press: "El Gobierno tiene un serio problema y no lo va a resolver creando pequeños campos de concentración para inmigrantes. Tiene que ser mucho más inteligente a la hora de abordar este problema".

A partir de ahora los extranjeros que carezcan de documentación en regla sólo tendrán acceso a la asistencia sanitaria y a la educación obligatoria. Los demás derechos (reunión, asociación, participación pública, sindicación o huelga) quedan restringidos a los que se encuentren en situación

Varios diputados subrayan la prisa del Gobierno en cerrar los últimos flecos de esta reforma antes de que finalicen las vacaciones navideñas. En este sentido, subrayan la apresurada convocatoria, esta semana, para abordar el Programa Global de Regulación y Coordinación de la Extranjería y la Inmigración, conocido como Plan Greco.Entretanto, siguen las críticas a la reforma. El líder de IU, Gaspar Llamazares, ha anunciado que su formación presentará recursos de inconstitucionalidad en las comunidades autónomas con mayoría progresista, y ha adelantado que tratará de hacer lo mismo en el Congreso con el apoyo del PSOE. La Organización Democrática de Inmigrantes y Trabajadores Extranjeros ha solicitado al Gobierno andaluz que anime a la sociedad a incumplir la norma, y la Asociación Cubana Española se acoge a las "entrañables" palabras dirigidas por el Rey a los inmigrantes en su mensaje navideño para solicitar al presidente del Gobierno y al ministro del Interior que prolonguen el plazo de regularización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de diciembre de 2000