Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

Dos concejales de EH dejan sus cargos en plena ofensiva de la banda terrorista

Iñaki Ruiz de Pinedo, histórico dirigente de HB y actualmente concejal de EH en el Ayuntamiento de Vitoria, presentó ayer su dimisión del cargo alegando motivos personales y políticos. La renuncia de Ruiz de Pinedo coincidió en el tiempo con el abandono de otro concejal de EH, José Julián Pascual Gallastegi, que era el único que tenía la formación independentista en el Ayuntamiento de Balmaseda (Vizcaya). Pascual expresó de manera más explícita que Ruiz de Pinedo los motivos de su marcha: la "lucha armada" protagonizada por la organización ETA. Así, dos concejales de la línea moderada de EH (proclives a la condena de la violencia de ETA en privado porque supone un obstáculo para la acción política de la izquierda nacionalista) renuncian a su actividad pública.Hasta ahora, este sentimiento de rechazo a la lucha armada no ha fructificado en ninguna crisis interna en el mundo radical y tan sólo aparece en los principios fundacionales de alguna corriente de opinión minoritaria, como Aralar o el grupo que estaba detrás del Manifiesto de Zaramaga, que suscribió Ruiz de Pinedo.

El concejal del Ayuntamiento de Vitoria pidió ayer a la junta de portavoces que incluyera su renuncia en el orden del día que celebrará el pleno municipal el próximo viernes. "Las razones son fundamentalmente de tipo personal, en torno a mi proyecto de vida", adujo minutos antes de entrar a la Junta de Portavoces. Sin embargo, sí reconoció que el contexto político (en plena escalada violenta de ETA) en el que se marcha es diferente al que llegó, en junio de 1999, en plena tregua. Precisamente, éste fue uno de los factores que convenció a Pinedo para presentarse a las elecciones, recuperado por EH tras un tiempo alejado de la vida política activa. En su momento, formó parte de la dirección de HB. El propio diario Gara, próximo a EH, apuntaba en su edición de ayer que la dimisión viene motivada por cuestiones relacionadas con su labor profesional, así como por razones de "carácter puramente ideológico", centradas en su oposición a la lucha armada de ETA.

Mientras, el concejal de Balmaseda subrayó que aunque gran parte de la "responsabilidad" de la ruptura de la tregua recae sobre "los poderes del Estado", la acción política de EH debe estar provista de "un gran componente ético", de forma que cuando falla la ética, la acción política pierde "toda su credibilidad".

Según Pascual, en política "no vale todo", por lo que tampoco entiende que se pueda matar a alguien por "pensar de manera diferente y manifestarlo, o por pertenecer a otra organización por muy opuesta que sea y, mucho menos, usar la ceguera del coche-bomba".

El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso (PP), aseguró que la dimisión de Ruiz de Pinedo no es "un acto de dignidad", sino una actitud de "miedo" ante el "terror que inspira en sus propias filas EH y ETA". "Esto evidencia la pérdida de apoyo social de ETA", agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 2000