Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La precariedad laboral

Le envío la presente para hablarle sobre la nueva reforma laboral que se avecina, una reforma que resulta, desde mi punto de vista, muy criticable. No se trata sino de un intento más del empresariado de este país de precarizar aún más el empleo y reducir los salarios reales. Pero, con ser esto grave por la pérdida de poder adquisitivo que supondrá para muchos trabajadores y sus familias, no es lo más importante. Los efectos a largo plazo sobre la economía de este tipo de reformas son más importantes y duraderos.Los países tienen tres formas de mejorar su competitividad: recurrir a la devaluación, reducir los salarios o mejorar su productividad. En la actualidad, España no puede acudir al primero de ellos porque existe el euro, por eso sólo le quedan las otras dos vías. Pero acudir de manera sistemática a la reducción de salarios plantea problemas de crecimiento a corto plazo (por la caída de la demanda que conlleva) y a largo plazo. Estos últimos son los efectos más importantes, puesto

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de diciembre de 2000