Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

CORRIERE DELLA SERA Europa: una cuestión de celos

Niza y Palm Beach creen que sólo tienen en común el mar. Sin embargo, las noches europeas de Niza se asemejan a la oscuridad electoral de Florida; la inseguridad institucional que invade EE UU hace temblar también los cimientos de la Unión Europea, y los Quince descubren que son primos no demasiado lejanos de George Bush y Al Gore. En EE UU se lucha por la Casa Blanca, es decir, por el poder futuro. ¿Y no es quizá por las relaciones de fuerza en el nuevo siglo por lo que se han enfrentado en Niza los jefes de Estado y de Gobierno europeos? (...) La Europa de Niza ha tenido que afrontar dos problemas todavía candentes. Para borrar la herencia atroz de Stalin y Hitler, para sanar las heridas de Yalta, la UE ha vuelto a confirmar el diseño de la ampliación. Pero no se han indicado plazos precisos a no ser la ya conocida "apertura de las puertas" a partir de 2003. (...) El otro problema histórico concierne (...) al Olimpo de los Estados fundadores, esas naciones que, tras la guerra, tuvieron la suerte de reconciliarse. (...) Alemania, que quería que se reconociese su primacía demográfica, tendrá los mismos votos en el Consejo que Francia: en aras de una memoria que no se desvanece. (...) Schröder obtiene un sistema mixto de votación que le satisface, pero que no es un triunfo, y Chirac puede volver al Elíseo sin haber concedido a Berlín un voto de más. (...) Gracias a la tentativa de superar el orgullo de las naciones y las tragedias del siglo XX, la Europa de Niza resurge con vitalidad. (...) Y aún vital, pero de un perfil muy bajo, es esta Europa de los celos y de los dogmas histórico-culturales. Franco Venturini.

Milán, 11 de diciembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de diciembre de 2000