Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Kárate denunciado

El 25 de febrero de 1.994 perdí un ojo en un entrenamiento con un instructor de kárate en un gimnasio de Bilbao. Denuncié y reclamé daños por la minusvalía que me quedó (de un 33%) y los jueces desestimaron mi demanda en primera y segunda instancia, con el pago de las costas a los abogados de la parte denunciada, que son cuatro abogados con sus procuradores; la cantidad que suma 5.900.722 pesetas.Para pagarla he tenido que pedir un préstamo bancario que es una hipoteca, ya que del juzgado me enviaron la orden de embargo del piso y de la nómina. Consulté al juez buscando una explicación, y la respuesta de éste fue que el instructor me pudo haber matado, pero que en ese caso el resultado del juicio sería el mismo.

Soy un trabajador desde los 14 años. Desde esa edad he cotizado a la Seguridad Social y pagado mis impuestos, y como ciudadano creo que tengo derecho a expresar toda la rabia e impotencia que esta decisión de los jueces ha creado en mi persona por el mero hecho de ser un trabajador y pertenecer a la clase más desfavorecida.- Joseba Lekue Aranzamendi. Bilbao.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 2000