Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL INDULTO A GÓMEZ DE LIAÑO

Barrionuevo responde a Rajoy que su indulto lo apoyó el Supremo y que además le mantuvo la inhabilitación

El ex ministro del Interior socialista José Barrionuevo, condenado a 10 años de cárcel por el secuestro de Segundo Marey, expresó ayer su decepción por la actitud del vicepresidente del Gobierno Mariano Rajoy, quien la víspera recordó el indulto a Barrionuevo para contraatacar al PSOE por sus críticas al indulto del ex juex prevaricador Javier Gómez de Liaño. "Me parece inadecuado lo que ha hecho Rajoy. Me ha decepcionado. Él puede defender a Liaño, pero no tenía por qué sacarme a mí, cuando además, dada mi situación, no es de buena fe lo que ha hecho". "Sacar mi nombre es un ensañamiento y es sacarme a la palestra para hacerme daño", manifestó a Efe.Pero, además, Barrionuevo subrayó las diferencias entre la medida de gracia que se ha aplicado al ex juez y el indulto del que él se benefició en diciembre de 1998. El ex ministro del Interior socialista destacó sobre todo dos circunstancias que diferencian ambas medidas de gracia: su indulto fue apoyado por el Tribunal Supremo y, además, no incluyó el perdón a la inhabilitación de 12 años con la que también fue castigado. Barrionuevo explicó que en su indulto el Gobierno "no movió una coma" del informe que había aprobado el Tribunal Supremo, que apoyó el indulto de las dos terceras partes de la pena de 10 años de cárcel a la que fue condenado el ex responsable de Interior por el secuestro de Segundo Marey.

La condición de diputado

En cuanto a la pena de inhabilitación, el ex ministro dijo que el Ejecutivo no redujo la condena "en nada". Barrionuevo indicó que fue despojado de su condición de diputado y que no podrá recuperarla "nunca" porque no puede presentarse a elecciones ni tener cargos públicos. Tampoco puede votar ni salir de España sin autorización judicial."Creo que yo me porté bastante bien con todos mis adversarios políticos, por eso me sorprenden algunas actitudes y algunas declaraciones", destacó el ex ministro, quien agregó: "El Gobierno considera que tiene derecho a defender a una persona, me parece correcto. Pero lo que no es correcto es que nos saquen en procesión, ya que bastante daño nos han hecho y bastante hemos tenido que soportar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 2000