Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

Gemma Nierga se salta el guión pactado y reclama a los políticos que dialoguen

"Estoy convencida de que Ernest, hasta con la persona que lo mató, habría intentado dialogar; ustedes que pueden, dialoguen, por favor", afirmó la periodista Gemma Nierga como añadido propio, al término de la lectura, en catalán, del manifiesto unitario. El presidente del Gobierno, José María Aznar, contemplaba desde primera fila, con cierta sorpresa, cómo la periodista -"y en castellano para que me entiendan todos", dijo- se hacía eco del sentir de la manifestación celebrada en Barcelona en repulsa por el asesinato del ex ministro socialista de Sanidad.

Nierga, quien tenía a Ernest Lluch entre sus colaboradores en su programa La Ventana, de la Cadena SER, leyó la declaración institucional, tal y como estaba previsto, hasta que al final abandonó el guión para reclamar diálogo. La petición de la periodista fue acogida con un cerrado aplauso de los ciudadanos que habían llegado a la Plaza de Catalunya, donde destacaba un gran lazo azul bajo el lema "Catalunya per la pau. ETA no" ("Cataluña por la paz. ETA no"). Toda la primera fila de la manifestación, con Aznar y Jordi Pujol a la cabeza se quedó paralizada con el añadido personal de Gemma Nierga."El presidente se ha dado cuenta de cuál es el sentimiento de la gente", aseguraba al término de la manifestación el líder socialista catalán Pasqual Maragall. Desde La Moncloa, un portavoz oficial optaba por la prudencia, por afirmar que esas palabras "no estaban pactadas". Pero el semblante serio y sorprendido de Aznar cuando Nierga leyó su añadido final era suficientemente gráfica. Por si ello fuera poco, los comentarios hechos en privado por miembros del Gobierno o del PP traducían el disgusto por esas afirmaciones. Alberto Fernández Díaz, presidente del PP en Cataluña, lamentó que Nierga no hubiera "dialogado con todos los partidos e instituciones la integridad del discurso".

Maragall se congratuló de la presencia en Barcelona de Aznar y su asistencia a la manifestación al tiempo que afirmaba: "No habrá libertad total hasta que la violencia acabe; es necesario el diálogo y soluciones rápidas". El alcalde de Barcelona, Joan Clos, celebró el éxito de la convocatoria y dijo que ha habido un "grito unánime para la construcción de los puentes que llevan a la paz".

Entrevista con Ardanza

Esa apuesta por el diálogo fue defendida ayer por la práctica totalidad de las fuerzas políticas catalanas -a excepción del PP- y se plasmó gráficamente al término de la manifestación. En ese momento, los dirigentes de las formaciones catalanas arroparon la despedida del lehendakari, Juan José Ibarretxe, una vez que los representantes del PP y del Gobierno central hubieran abandonado el paseo de Grácia barcelonés. Por la tarde, el predecesor de Ibarretxe, José Antonio Ardanza, se entrevistó con dirigentes socialistas catalanes, que se han convertido en interlocutores preferentes de los numerosos dirigentes políticos nacionalistas vascos que se han desplazado a Barcelona tras el asesinato de Ernest Lluch.El presidente del Partido Nacionalista Vasco, Xabier Arzalluz, telefoneó anteayer al secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, para expresarle su condolencia y solidaridad por el asesinato del ex ministro socialista Ernest Lluch, a manos de ETA. Fuentes cercanas al secretario general del PSOE informaron a Efe de que Arzalluz llamó a Rodríguez Zapatero y durante la conversación le expresó su solidaridad en los momentos dolorosos por los que atraviesa el PSOE tras la muerte de Lluch. Las mismas fuentes señalaron que el presidente del PNV telefoneó también el miércoles al presidente del PSC, Pasqual Maragall, y al ex jefe del Gobierno Felipe González para mostrar a ambos su repulsa ante este nuevo atentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de noviembre de 2000

Más información

  • Ernest Lluch habría intentado hablar "hasta con la persona que lo mató", dijo la periodista