Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Pedro Mateo Merino, militar republicano

El teniente coronel del Ejército republicano Pedro Mateo Merino falleció el pasado domingo día 19, y el lunes 20 fue incinerado en el tanatorio de Móstoles.Mateo nació en Humanes de Mohernando, Guadalajara, en 1912. Era hijo de campesinos, pero gracias a su tenacidad logró estudiar el bachillerato en Madrid e ingresar en la Universidad Central. Milita en la FUE (Federación Universitaria Escolar) y su compromiso le ocasiona encarcelamientos durante la República. Cuando le faltaba un curso para acabar la carrera de Ciencias, estalla la sublevación franquista. Marcha al frente de Somosierra para frenar la columna que sobre Madrid envía el general Mola desde Burgos.

Pedro Mateo fue subiendo poco a poco en el rango militar: de simple miliciano a teniente coronel. En mayo de 1938 fue nombrado comandante de la 35ª División del Ejército Popular de la República, compuesta principalmente por tres Brigadas Internacionales que se batieron en el dispositivo central de la batalla del Ebro, en el valle de los Gironeses, entre Corbera de Ebro y la Venta de Camposines.

Mateo Merino tuvo que exilarse. Pasó por Francia, la URSS, donde se gradúa en Ciencias Económicas y donde participa en la guerra contra el nazismo. Después de la Segunda Guerra Mundial vive en Yugoslavia y Checoslovaquia, se traslada a Cuba, donde revalidó su título de economista y trabaja como técnico de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. En 1970, la nostalgia le impulsa a solicitar el regreso a España; pese a la primera negativa de las autoridades (por "ser coronel del Ejército Soviético e instructor del Ejército cubano") logra su retorno. Sus últimos años los dedica a escribir sus memorias y a colaborar con el Partido Comunista de los Pueblos de España.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de noviembre de 2000