_
_
_
_
Reportaje:

Teleprofe, ¿dígame?

Las clases particulares para los niños que flojean en la escuela no son algo de ayer. Pero Teleprofe reivindica para su idea una novedad: una línea de teleservicio a partir de la cual han "regularizado y profesionalizado las clases particulares". Con sólo una llamada, el profesor de la especialidad que se solicite acude al domicilio al poco tiempo para prestar ayuda concreta al alumno o durante un tiempo determinado.Teleprofe, como su propio nombre indica (915 613 690 o 915 630 414), sigue las mismas pautas de cualquier otro servicio telefónico o en Internet (www.teleprofe.org). Los alumnos reciben clase en su casa, en un horario convenido y de forma personalizada. Este servicio nació el pasado mes de abril y ya tiene una plantilla de 900 profesores que atienden a 300 familias. Hablan de familias porque la formación ya no es algo que corresponda sólo a los pequeños de la casa. Padres, abuelos y nietos tienen necesidades educativas y de reciclaje. "El estudiante de hoy ya no tiene una edad definida", explica Ana Baschwitz, la presidenta de la empresa que ha organizado el servicio.

Los usuarios más comunes son niños de educación secundaria obligatoria y bachillerato, y las asignaturas en las que más ayuda necesitan son matemáticas, física y química e idiomas. El alumno llama a Teleprofe y se acuerdan las tarifas según cada asignatura. Los precios oscilan entre 3.000 y 6.000 pesetas la hora, pero los presupuestos acaban casi siempre diseñándose a medida. La condición que ponen los organizadores del proyecto es que las clases sean individuales.

A finales de curso, cuando de repente se acumulan las calabazas en casa, siempre se puede acudir en el último momento a Teleprofe. Eso hizo Olimpia Ortega. "Mi marido encontró este servicio en Internet y llamamos porque nuestro hijo mediano, Miguel, iba mal el año pasado justo al final del curso de tercero de ESO". Un profesor logró que pasara el curso entre junio y septiembre.

Hay algunos alumnos becados a los que se les cobra la tarifa mínima oficial, 900 pesetas. Los profesores que imparten clases a niños de primaria son diplomados, y los que dan las de bachillerato y educación superior, licenciados. "Se seleccionan mediante una entrevista personal. Algunas consejerías de comunidades nos han pasado la bolsa de titulados en paro. Y también los conservatorios de música", asegura Baschwitz. De ahí ha salido parte de los docentes que trabajan en esta empresa por toda España. Esta red de docentes permite al usuario tener un profesor incluso en la playa, cuando se va de vacaciones.

Además de este apoyo académico para niños escolarizados, Teleprofe ofrece también ayuda psicológica a domicilio que prestan profesionales en la materia. Algunos niños con necesidades educativas especiales reciben así un impulso en sus estudios. Les enseñan técnicas de estudio y de concentración y a desarrollar sus posibilidades de aprendizaje. Teleprofe tiene, por ejemplo, alumnos con síndrome de Dawn, dislexia y dislalia.

Como tercera opción educativa, fuera del apoyo a los estudios reglados de los niños en edad escolar o universitarios, esta entidad ofrece variadas clases para las personas con ansia por aprender cosas nuevas. Enseñan a domicilio acordeón, armónica, ballet, teatro, lenguaje de signos, aeróbic, yudo, relajación, protocolo e incluso clases de cocina.

Un ejemplo: los niños de Montserrat Camacho, de Toledo, no iban muy bien en el colegio, por la vagancia y algún problema añadido. Llamó a Teleprofe y le asignaron un profesor a domicilio que primero atiende al mayor y luego a los pequeños. Los críos, David y Emilio, van progresando, y Paco, el mayor, supera su paso de la formación profesional al bachillerato.

Al ver que el sistema funcionaba, Montserrat decidió que ella también necesitaba ponerse al día en informática, porque sus estudios antiguos de administración no le ayudaban demasiado para marchar viento en popa en el trabajo. "La empresa en la que trabajo crece, y no me gustaba la idea de compartir las clases en una academia con un montón de niños que lo saben todo", explica.

Con vistas al futuro, Teleprofe ofrecerá clases a los niños que deben permanecer ingresados un tiempo largo en los hospitales tanto públicos como privados, para lo que se va a constituir en asociación sin ánimo de lucro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_