Seis mujeres murieron en apenas ocho meses en Andalucía víctimas de malos tratos de sus parejas

Cada día, nueve mujeres denuncian agresiones de sus parejas, pero hay muchas más que sufren en silencio. Las estadísticas son sólo la punta del iceberg ya que, según la Comisión para la Investigación de los Malos Tratos, apenas recogen el 10% de los casos. De ser así, en Andalucía se producirían unas 90 agresiones diarias. Pero hay un dato aún más dramático: en los ocho primeros meses del año, seis mujeres murieron a manos de sus maridos o compañeros. Pese a estas cifras y a tenor del número de denuncias, la situación en la comunidad autónoma ha mejorado, ya que en 1994 suponían casi la cuarta parte del total nacional y en la actualidad no llegan al 20%. En los últimos siete años, Sevilla, Málaga y Cádiz fueron repetidamente las provincias donde se registraron más denuncias.

Más información
FOTO SIN TITULO

Los datos de la comisión desvelan que desde principios de año prácticamente se ha producido una muerte por mes, ya que al 31 de agosto las víctimas mortales de la violencia doméstica eran seis; tres en Málaga, dos en Almería y una en Sevilla. No obstante, si se comparan las estadísticas de los últimos siete años, ha habido avances. En 1994, en Andalucía se registraron 3.794 denuncias, lo que representaba el 23% del total nacional. En los ocho primeros meses de 2000, en cambio la cifra era de 1.873 casos, lo que supone el 19% de España. Además, en todo el período las denuncias fueron descendiendo levemente, a excepción de 1999 en que se produjo un ligero incremento. Pero hay otro dato a tener en cuenta. En 1997, Andalucía era la comunidad con más casos de malos tratos. En 1998 y 1999, en cambio, pasó a ocupar el segundo lugar después de Madrid. Consuelo Abril, presidenta de la comisión, sin embargo, interpreta con cautela estas cifras. En su opinión, Andalucía es una de las comunidades más afectadas por la violencia doméstica junto con Canarias. "El problema es que las estadísticas no reflejan toda la realidad. Es cierto que hay más conciencia por parte de las víctimas, que denuncian más, y una mayor sensibilización de la sociedad, pero todavía persiste un sentimiento de propiedad del hombre con respecto a la mujer", reflexiona Abril.

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Teresa Jiménez, coincide con Abril en que las estadísticas no reflejan toda la realidad, pero no cree que la comunidad tenga una problemática mayor que el resto de autonomías. De hecho, Andalucía supone el 20% de la población española y las denuncias rondan ese porcentaje con respecto al total de los malos tratos. Jiménez no se atreve a cuantificar la parte del iceberg que no sale a flote. La comisión estima que es del 90%. "Sabemos que las denuncias son sólo una parte, pero como muchos casos quedan entre cuatro paredes, sería erróneo ponerle números", apuntó.

No hay un perfil de los agresores. Los hay en todas las clases sociales, situaciones laborales y con distintos niveles de formación. Sí repiten ciertos rasgos. Son inseguros, celosos obsesivos, agresivos y reincidentes, ya que maltratan a todas sus parejas. Las víctimas tampoco tienen unas características comunes, aunque sí se constata que aquellas mujeres que tienen mayor autoestima reaccionan más rápido ante las agresiones. Aún así, suelen aguantar una media de seis años antes de presentar una denuncia. Este tiempo incluso llega hasta casi 10 años cuando la mujer tiene una fuerte dependencia económica del marido. "Aguantan más porque no tienen facilidad para escapar", dice Jiménez.

Las cifras de la comisión recogen además que Sevilla, Málaga y Cádiz fueron las provincias que registraron más casos de malos tratos y las que alternativamente encabezaron el récord de la violencia doméstica. Málaga en 1994, 1995 y 1998; Sevilla en 1996 y 1997 y Cádiz en 1999 y hasta el 31 de agosto último. En el período analizado, se registraron en la comunidad 22.331 denuncias, de las cuales 5.111 correspondieron a Sevilla, 5.080 a Málaga y 4.956 a Cádiz.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS