FÚTBOL Liga de Campeones

Portugal cancela el amistoso con Cataluña tras el Barça-Madrid

La federación portuguesa cree que es mejor no jugar en el Camp Nou por el trato a Figo

A favor de primar

La Federación Portuguesa de Fútbol comunicó ayer a la Federación Catalana su decisión de cancelar el amistoso que sus respectivas selecciones tenían previsto disputar el próximo 22 de diciembre en el Camp Nou. La federación portuguesa alegó que, después del recibimiento que se tributó a Figo el pasado sábado en el Camp Nou con motivo del partido de Liga entre el Barça y el Real Madrid, es mejor dejar que transcurra un tiempo y que se aplaquen los ánimos antes de disputar un partido amistoso. Xose Carlos Freitas, portavoz de la federación portuguesa, argumentó ayer en declaraciones al programa No ho diguis a ningú, de Catalunya Ràdio: "La decisión se ha tomado no solamente por el recibimiento que se le dispensó a Figo, sino porque también hubo insultos en general al pueblo portugués. La afición podría no ser muy favorable al retorno de Figo y de otros jugadores de Portugal".La federación catalana, que desde los últimos años viene organizando partidos de carácter amistoso -Nigeria y Bulgaria han sido sus últimos rivales-, había recibido hace algunos días la confirmación por vía telefónica de que Portugal aceptaba la disputa del amistoso. Sin embargo, y según informó anoche el secretario general de la federación catalana, Albert Bauzà, no existía ningún tipo de documento o contrato. Ya antes de que se jugara el clásico del pasado sábado en el Camp Nou se había rumoreado que Figo no estaría en el amistoso entre Cataluña y Portugal.

Por otra parte, la comisión deportiva del Barcelona negocia la renovación del contrato de Cocu, que expira el 30 de junio próximo. Las conversaciones están muy adelantadas y el acuerdo parece cercano. El club azulgrana también pretende mejorar con celeridad los contratos de Puyol y Xavi, dos futbolistas cuya aportación al equipo ha resultado decisiva desde que se incorporaron de la selección olímpica que compitió en Sydney 2000.

"No clasificarnos para la próxima fase de la Liga de Campeones sería un fracaso". Rivaldo fue así de contundente cuando ayer se le preguntó por la delicada situación del Barcelona con vistas a la última jornada de la primera liguilla. Los azulgrana necesitan ganar al Besiktas y también que el Milan derrote al Leeds en San Siro para pasar. "Cuando jugamos en su campo, tanto Berlusconi como Galliani, los dos máximos dirigentes del Milan, nos aseguraron que ganarían al Leeds", recordaron varios directivos barcelonistas, que descartan primar al equipo italiano. Una opinión que no es mayoritaria, pues jugadores como Gerard expresaron que quizá no estaría mal estimular económicamente al Milan: "Si se puede hacer algo, a lo mejor hay que hacerlo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS